A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

viernes, 27 de abril de 2007

NaDie TurBa.

Uf estos geniecillos de mi fantasía,
Que se empeñan en coger la pluma cuando mi boca calla.
Estaba atrapando un sueño y ellos me han roto la malla y el caso es que los sueños rotos, ya no se remiendan nunca, son demasiados sueños los que tengo, ellos mismos me enarbolan, en sueños en amor y en arte… prefiero viajar sola.

Cuando mi alma al escribir se me torna honda, deja en mí su fugitiva huella y cada sentir y cada sueño, se equivocan de ruta y en ese claro caudal, encuentro una prolongación de mi abismo y así el infinito y yo somos lo mismo.

En esos momentos en que escribo, aunque todos estén, yo llego callada, a nadie veo el rostro, nadie me dice nada, paso distraída con el alma asomada a los cinco sentidos y allí intento_ solo intento_ perseguir las verdades que en sus soledades persiguieron los sabios y oyeron los ascetas, pero me conformo con irme al deleite donde todo es distinto, donde nadie me dice nada, donde nadie me habrá advertido.


Si un espina me hiere
Me aparto de ella pero…
No la aborrezco
Cuándo la mezquindad clava en mí,
Los dardos de su enquina
Me esquivo en silencio.

Yo no guardo rencores
Ni restañan en mí las heridas
Mi jardín de vida…
Solo tiene para dar flores.

Para dar sonrisas
Y no prodiga savias
En pinchos punzones
Si pasa mi enemigo
Por mis balcones
Se llevará la rosa
De más sutil esencia.

Si notara en ella algún rojo vivaz,
El de la mala sangre
De su intención será,
Que vertió al herirme
Con encono y violencia.

Y que el rosal devuelve
Trocada en flor de paz,
Por eso quien me conoce
Sabe…que en mí…
No tiene enemigo tal.

Nadie turba las aguas
Del lago manso de mi ser
Lago de caudal puro y terso
No hay afán que me inquiete
Nada pido de más…

Y como dicen los sabios griegos
Dios te libre poeta de verter amargura,
En el cáliz de tu hermano
Y no soy nadie…quizás nada,
Pero de poeta…tengo algún conato.

Y a veces hablo con las estrellas
Amigas tendedme vuestra escala,
De luz sobre el abismo
Y en cualquier adversidad
Encuentro luz allí mísmo.

En mí murieron los quien sabe
Callaron los quizás
Mi corazón es tan grande
Que recoge lo que la esperanza me da.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.