A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 26 de abril de 2007

Si El Sentimiento Habla.

Después de todo lo que he vivido, un día descubrí el amor, descubrí lo que de verdad era amar, han pasado muchas cosas pero hermano, ha merecido la pena.
A mis 30 años me ha ocurrido de todo, momentos de alegría, de tristeza, de penurias y riquezas, pero nada es comparable a haber tenido el amor de ella.

Mi primer amor ha sido el materno, un amor puro por su viva presencia. Una madre es amor y comprensión, es belleza y ternura, la que sufre y aguanta, la que calla y otorga, la que llora en silencio; para ella saber amar es saber sufrir, ese amor y sacrificio, ese amor del que nace el sentimiento.
Más tarde seguí el sendero del amor, y picoteé de flor en flor hasta encontrar lo que yo creo que es el amor, conocí a una mujer, a la que pronto diferencié en la mujer de mi vida, una chica muy bonita, con una preciosa sonrisa, clara y honesta, pero parece ser que no soy yo el hombre de su vida.

Fue un bendito día, el 26 de mayo del año tal , cuando nuestros senderos bifurcaron el camino del amor. Ese día me di cuenta lo que era el querer, lo que era soñar, lo que era amar y lo que era desear.

Desde que la vi noté en ella esa magia que pocas veces o alguna vez nos pasa a todos. Esa magia que encierra a uno, que nos envuelve en un mundo diferente. Su cariño, su mirada, sus gestos, eran mi trampolín y mi sustento, el sol que iluminaba mi camino, la estrella que guiaba mis pasos, el amor que a mi vida daba sentido.

Nunca creí que al caminar con ella en el sendero del amor, cambiaría tanto mi vida para mejor. Nunca imaginé que el amor como yo lo soñaba pudiera existir, y es que ella es el amor que amo y siempre amaré aunque ella me haya dejado de querer.

Pero un día se hizo un bache en el camino, me derrumbó y caí en él, no se si fue porque tenía que ser o porque en el fondo me lo debí merecer, mis celos la agobiaron hasta que el dolor mató el sentimiento y me dejó de querer.
Ahora ella dice que nunca segundas partes fueron buenas… pero eso son palabras y el viento se las lleva, ¿porqué iba a ser así?, quiero una oportunidad y solo ella me la puede dar.

¿Cómo no quererte? ¿Cómo tapar el sol con un dedo? ¿Cómo hacer que las estrellas no brillen en la noche?, imposible ¿verdad? pues así de imposible me resulta a mí ocultar este amor y apagar este deseo, que ya no sé donde gritar y que hasta aquí, escupo mis alaridos donde nadie me va a escuchar, ni tú estás ya aquí para poderme leer y que ni me conocen ni me van a consolar.
Para mi amor no hay distancia ni olvido, solo espero a que llegue el momento de que vuelvas conmigo.
He abierto la ventana y se me ha enfriado el alma.
He cerrado el puño y he estrechado la distancia.
He pisado con desprecio los relojes que caminan despacio.
He esperado buscándote en la niebla, intentando encontrar una salida que fuese tu entrada.
Mientras me rompo y me reconstruyo, te extraño, eres demasiado importante para dejar indiferente las mil y una dimensiones de mi espacio.
Camino despacio, entrando en los sitios por donde tú has pasado, como si te persiguiera, pero siempre te encargas de borrar tus huellas, como la marea que borra el rastro en la arena.



De Alguien Para Ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.