A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 25 de mayo de 2007

!Ay AmoR Mío¡


Cada día construyo entre el vértigo de verte y el sueño de tenerte una tapia que proteja el desasosiego de mi ser, quisiera que le fueras asiendo a tu rostro el perfil de mi sonrisa y no encontrar el temor de tu semblante, quiero ser el pretexto que te acerca, suficiente pretexto y que me dijeras te quiero sin más bajo el cielo que respiro, y rompieras la distancia que inconciente te separa de mi rostro, que me regalaras una caricia aunque fuera en el tumulto de la lucha, que a solas me recuerdes cuando nadie te imagine_ ni siquiera tú_ que me dijeras “te pienso” y me regales palabras de amor.
¿Cómo defenderme de tu voz y tu mirada?
¿Acaso no percibes el amor?
Cuando recorres el trayecto de casa al trabajo, cuando callas y te viertes dentro de ti, me gustaría ser el centro de tu sol, derribar las vallas que pudieran separarnos, cuantas cosas me gustaría del tirón, enseñarte que el orgullo no tiene valor en los asuntos del corazón.
Y no me importa si enardeces los hilillos de la arrogancia sobre mi pelo si a la vez me hablas, me besas y te siento, haciéndome un molde entre tus dedos.
Quisiera que siguiera siendo loco tu amor inefable, como el verbo que nace entre la piel, que tu sueño sea tenerme y poseer eternamente el vuelo de mi falda, y yo, quisiera tener el ceño de tu frente cuando duermes, la lágrima que haces cuando callas.
No sé si el tiempo y la distancia borrarán por fin tu voz de mi garganta.
Quisiera saber si cada día te levantas en mi mirada, si terminas con palabras a tu almohada, si sientes que se ahogan tus tardes al pensar que has dejado de sentirme, sé que tus recuerdos son más fuertes, que el silencio se abre en tu mente y que el te habla al caer la tarde con mi voz y que el vacío de tus bolsillos es el adiós que aquí se nombra.
Como sé que soy tu desvelo, una gota de lágrima despertando tu cerebro, un velo tapando tu alma, una pasión, un misterio, tu franca paciencia, tu apuro en el ruedo, pero amor no me dejes luchar contra el viento y molinos en celo… tú eres el silencio en mi silencio que se acomoda y te cobija en el deshielo…
y sí, no puedo negar que maldije tus pasos ayer, hoy, pero no niego que bendije tu amor, tus labios, tus brazos y tu piel también antes y después del amor, solo pretendo ser línea de espuma en tu mar, la espuma siempre ha sido una memoria arenada de viajes en el alma, un beso enmarañado que impulse tu brisa, tu grito y mi grito en el alba, ser amanecer que se despliega, o noche embrujada tachonada de estrellas.
Ya sé como me sientes pero así me quieres, transparente, inasible, temblorosa de luces, soñadora y ardiente, tu tejido del iris, centelleo y sonrisa, hasta mi dulce llanto y mis gritos salvajes, tiránica, traviesa, fascinante, escapada y niña, absorbente, mortal como un pecado, pasajera, incitante que flota en tu mundo casi feliz y dudoso, siempre sabida en tus manos y un susurro al oído cuando ya todo duerme, claro que soy, claro que existo. Maldigo, bendigo, tropiezo sin más en la piel… solo tu recuerdo y esta cicatriz … y tanto te amo, tanto, que mis palabras mueren entre rumores de besos sin descanso.

3 comentarios:

  1. siempre pienso en ti

    ResponderEliminar
  2. Genial, de veras , me gusta mucho como deja salir las palabras de su pluma, llenándolo todo de metáforas y sentimientos q suenan a "de uno"
    un placer leerla Ginebra.

    Juanma.

    ResponderEliminar

Huellas.