A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 23 de mayo de 2007

El VértiGo De Un Beso.



Nada te dará más vértigo

que bailar al son de un “Beso”,

ni siquiera la altura de un andamio

o de un trapecio.

Las heridas no producen

ese vértigo,

ni mirar a la luna tanto pasmo.

Debe ser que me ahogo y apetezco

ante las zonas blandas de tus labios,

aún siendo de bronce o de costumbres,

amorosos o paganos,

sencillos, dulces y cercanos.

Es un masticar de hierbabuena

o granos de anís que endulzan

pos si solos el cielo papilar,

masticando amor poco a poco

sintiéndolo palpitar.

Agitado aire enamorado,

asiento y nudo de dos bocas,

que hablan de esperanzas y desmayan

el aire que transita y los atrapa,

que confunde la cordura lengua a lengua,

labio a labio, en apretada soldadura.

Barullo sin ruido, volar de pájaros sin alas,

bebe, bebe del vaso de mi beso y de mi boca,

que no es lo que parece, ni es de bronce,

ni es de roca,

son labios ávidos que tiemblan buscando

otro contacto, en el nudo irremediable del abrazo.

1 comentario:

  1. ansiado beso, a poco me lo dejaba dar eternamente.

    ResponderEliminar

Huellas.