A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 26 de mayo de 2007

Enlazada.


Aluviones de deseos confluyen en la pasión de tus palabras y tu voz cuando las canta, es fuego que entra en mis oídos, bajan a mi garganta, visten mi piel, la va quemando y la arrasa.

Yo, con la luna en la cabeza, ya toda me despierto con mi cuerpo convencido y estar siempre contigo, temiendo que tú, como mar embravecido arrastres mis sentidos y te lleve ya sin remedio a la orilla de mi alma.

Tú coleccionista de pasiones me sacas de mi larga espera y me sacas de la calma y deshaces en tus manos cada palmo de la escarcha que asentada invadía todos mis páramos.

Y de fuego enardecido emerges como río ardiente de lava que para siempre me deja enlazada allí en tu alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.