A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 26 de mayo de 2007

Alguien.


La lluvia ha desatado mi pelo fuera de tu mano, pero sin remedio, algo me ha traído tu voz del otro lado del mundo, alguien que me ha querido mucho, me ha traído tus ojos, tu sonrisa, la lluvia en tus manos más suave y más limpia.

Y me iba, y me pierdo entre la gente, pero alguien, tu corazón, tu testimonio, ha asomado su rostro a mi rostro y ha conseguido regresarme.

Y quisiera desnudar su pensamiento aunque esté a tres mil Km. de rozar su mano, de rozar sus labios, por si una caricia se le escapa y empapa mis sentidos y cura la grieta que tengo de mi pecho en su lado izquierdo.

Perderme en su paisaje de la distancia, adentrarme en el eco de su voz y en el pliegue de sus labios, hilvanarme a su memoria silenciosa, recorrer sus huesos tallados, su mirada transparente, los latidos de su pulso cuando lo pinto en ese poema que se nos niega cuando tocamos la noche.

Cuando lo escribo es como entrar en su presencia, orientarme buscando el horizonte, tensar los hilos del pensamiento hasta quebrarlos, como grito en la sombra que nada se le parece.

Tacto de mano, larga mirada, como si salieras de este escrito, en mi noche estrellada.

1 comentario:

  1. sal de ese escrito y sube a las estrellas.
    Tu amigo el mexicano.
    Precioso Cinta de verdad, todo tu blog.

    Ray.

    ResponderEliminar

Huellas.