A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 2 de mayo de 2007

MiS HombreS.

A ti primer amor, que te fuiste de este mundo dejándome a medias el camino del amor, la muerte no distingue la juventud, ha pasado tanto tiempo desde que te fuiste, pasó de todo, hasta crecí, al final le vino al corazón una sequía indomable que secó la charca que me ofreciste. Ya no estás y eso es evidente, lo peor es que a donde te fuiste, ya no se vuelve.


A ti error, porque me distes amargura donde solo plante un corazón,ahogándome sin dejar salir la flor, no sé si debí encontrarte aquella tarde, cuando aún sin saberlo, entraste en mi vida y quizás sin querer me ahogaste, ya emergí de aquél amor pueril y el alba te sorprendió como a un furtivo irritado al que se le había escapado su presa.


A ti porque me dejaste sola, para morar en el mundo de los sinmemoria, un día vaciaste la cantimplora de besos que me habías llenado y se quedó en el recuerdo el aire limpio y crecido de las alboradas rabiosas en las que me llevabas de la mano, desayunando fresas y azahares como preludios de futuros, tú papá que has abandonado los brazos tiernos de la memoria, sintiendo la eternidad sin retorno en el tiempo, te has olvidado que te sigo esperando.


A ti mi hermano preferido porque te olvidaste que yo seguía siendo la misma que rebosaba el amor filial, durmiendo siempre en las retinas de tus ojos y te fuiste un día , a tu vida a lo tuyo y abandonaste el roce y la confianza que siempre tuvimos codo a codo , por lo que sufro, por lo que lloro.

Y a ti amor, que no estas en mi cama y nadas en la distancia, en un lago o un pantano queriendo ser un río brotando, escribir un libro en otras manos, es como la soledad… que detrás de ella siempre va el olvido cojeando, todo está en el corazón, el orgullo y la ilusión… también la resignación, el amor, eso es el corazón, todos lo tenemos, cada uno ocupa un anhelo, un sueño esperado.


A ti amigo porque quisiste convertir en amor lo que era tan bella amistad rompiendo en pedazos, los trozos recuperables de mi maltrecha esperanza, pero aquí sigo, es mi canto a la amistad, esa que no se marchita que en el tiempo rodando va en la nostalgia y la cuita.


Todo está bien, todo está dentro, sobrevivo en cada nuevo latido que zarandea mi ternura, subsisto en vuestro aliento y casi sin darme cuenta, me tiráis de los brazos, me besáis en la nada y me sacáis del marasmo.

Tercos son los miedos y terco el recuerdo en todo lo que se pierde, al otro lado fugaz del pensamiento, donde digerimos los propios sentimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.