A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 9 de mayo de 2007

Más Allá.


Mas allá de ese mar,

de esa distancia mordida, ¡digerida¡

te siento vibrante, extendido

como una meseta de verdes conseguidos,

que se yergue alta en medio del deseo,

adherida al eco de mis labios

que marcan tu sonrisa,

¡a mi vida¡

Oigo tu corazón lejano que palpita

ebrio entre las sombras de alguna madrugada,

en que rompimos alguna cita

perdida entre nosotros, mientras nos abrazaba el tiempo

rompiéndonos el paso y la huida malva de las horas

atrapando sentimientos prendidos en los árboles,

para hacer nuestros los rostros nunca vistos,

soñados, dibujados y sentidos,

abrazando todas las nostalgias y amando en la memoria.

Mientras se encienden lentamente todas las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.