A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 29 de mayo de 2007

No es Nada Nuestro.


No es nada nuestro, somos inquilinos que cruzan deprisa el cauce de la esperanza, dueños de nada, ni un solo momento de la gracia, con las manos vacías cruzando auroras y atardeceres, bien pareciera que no se encuentra aquí nuestra casa.

Quien sabe donde lo tuyo, lo mío, lo nuestro aguarda., no somos dueños de lo que nos acompaña, lunas, mares, astros fuego, aguas…

¿Tendremos eso en ese lugar al que nos mandan para poder rescatarlas?

¿Quién nos engaña?

Todo es prestado, temporal hasta lo que nos regalan, la ilusión de levantarnos cada mañana, la inacabable respuesta, el sí y el no de las madrugadas de todos esos días que nos libramos de las amarras, de la luz y la oscuridad del alma, de nadie la boqueada azul del cielo y el agua, las miradas tranquilas del árbol donde tatuamos el primer nombre del amor, el silencio y la boca desmesurada de las palabras, no es nada nuestro y sin embargo, todo nos ata, cuando lloramos por pérdidas y por faltas y aún así recibimos el sol cada mañana como si la luz fuera tan nuestra cuando nos acompaña en las entrañas.

Decimos mío, tuyo, nuestro… las hojas crecen bajo nuestra mirada, y sabemos que no estaremos para contarlas, la vida se hace promesa para cortarlas.

Canta el alma en las brisas de las eras, nosotros hoy, mañana serán otros los que lo hagan, otros que vengan y digan, mi mundo, mi cielo, mi tierra, mi casa… las mismas cosas, los mismos miedos, las misma esperanzas y grabadas en el tiempo las mismas palabras, ¡ qué de secretos, cuantas cosas desperdigadas¡ ¿o están ordenadas como si de un ciclo se tratara?

Todo lo que se rompe y se pierde, y esa esperanza que vino para guardarla y que pensamos que siempre nos acompaña, y que me olvidé de su sitio y de su nombre ya para no volver a buscarla.

Nos llenamos de sombras espesas y de huecos enormes con ecos y huellas que dejaron los vivos y los muertos, los poemas perdidos, lo que apenas dijimos en una vida echada de bruces en la nada, como un beso perdido que visto del revés, sea una lágrima. Nos lo dan todo y nos dieron nada.

4 comentarios:

  1. Nos llenamos de sombras espesas y de huecos enormes con ecos y huellas que dejaron los vivos y los muertos...El enigma de la vida, y sabes siempre me ha parecido que lo importante es sentir, la lluvia, unos ojos, un beso, un paisaje...dure lo que dure la vida...Me agrado el tópico, del canto de vida de cada humano, un humano...todos. Un beso. José.

    ResponderEliminar
  2. Genial.
    No pudiste decirlo mejor.
    Es la realidad hermosamente contada, te felicito, tienes arte. Te leo.
    Me gusta como dices lo que pensamos.
    Te felicito.

    Jose Manuel.

    ResponderEliminar
  3. Estamos de acuerdo.
    bellamente dicho y no menos real.
    Te seguimos, un beso desde méxico.

    Juan.

    ResponderEliminar
  4. Bellisimo¡
    Un placer pasarse por tus letras.
    Emilio.

    ResponderEliminar

Huellas.