A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 12 de mayo de 2007

No Te PreocupeS.



No te preocupes por mí, hoy estoy triste, nunca me viste verdad?

Así… tan triste.

Pero ya me conoces el rostro, a veces lo llevo oculto, sin querer cubre mi cara, pero volverá pronto la sonrisa.

Basta que oiga un poema, un cantar o tu palabra.

Me has descubierto a solas con la pena, preguntas el porqué ¡si no hay motivo!

¿Qué no hay motivo?...¡ pero si no estoy contigo!

Cuando menos se espera, el aguacero cae sobre la piel de algunos ratos. Suele pasar. No te aflijas. Desde allí donde te encuentres sabes que no habrá nada ya que nos separe.

Es solo un aire, un olor que ya llevo suave ¡ha pasado tanto tiempo!

Si ya sé que éramos unos niños, y que tú allí en ese punto te quedaste, pero vienes de vez en cuando con tu soplo eterno a acariciarme.

Y me dejas un momento entretenida en escuchar los pasos del silencio aquí a mi vera, y despierto cuando siento la misma tristeza que esa mía, de otros muchos que no tienen amor ni compañía.

Es cuando empieza lentamente a remitir esta agonía.

Y me dejas en mi alma algo que no pasa inadvertido, algo que me transita y que no veo, dejándome el universo prodigioso y convertido que casi vuela al explicarlo, como si alzaras tu peso que ya ni pesa siquiera y me aplastaras el pecho.

Acaba ya este pequeño momento de tristeza. ¡Que grande es por dentro!, escribo mi poesía diaria que contagia mis manos y me llena la tarea de un poco de gracia, con esa que huelen las mañanas con que saben las cosas escondidas y enamoradas, y cruzo el umbral del mundo de los vivos, allí me esperan sensaciones y vida… ya, otros motivos.

Aunque siga con esa constancia de tejer ese hilo de cielo que no se pierde en la distancia para de vez en cuando no tener motivo y ¡Tenerte conmigo! Sintiendo que me miras y que en la muerte de cada segundo encuentras la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.