A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 7 de junio de 2007

La Tolerancia y Las RazoneS.

Al romperse los pactos de negociaciones entre el gobierno español y la banda terrorista ETA (Patria vasca y libertad), eso de libertad será una broma) el equilibrio del país se ha resentido.

ETA vuelve a amenazar a la sociedad, mala noticia para todos, tenemos que ser valientes y que no nos fabriquen la agenda de la vida.

No se puede pactar ni claudicar ante el temor, el miedo y el chantaje, todos tenemos derecho a la elección y más si es nuestra vida, autónoma única e intransferible. Nos ha demostrado una vez más que no se puede negociar y mucho menos pactar con asesinos, que no es una banda terrorista con ideales y objetivos claros, sino una vulgar banda de criminales sin escrúpulos que viven en la sombra y matan inocentes, mil personas llevan en su currículum, no podemos vender el miedo, ante quienes violan hasta la flor y el agua, no consentiremos llevar la vida y la muerte bordada en la boca.

No olvidemos que quien calla otorga, entonces usemos la palabra “Basta”.

Basta de vivir atemorizados los inocentes de a pie que son con los que se atreven, los que pagamos con nuestras vidas, nuestros derechos, nuestra libertad, nuestra palabra, estamos hastiados de desaprensivos que nos usan y nos anulan.

Los intolerantes los tenemos cerca, donde estás razón que no te veo nunca, donde si en todos los sitios no hay hueco que no te cunda, será que no te usan.

El maniqueísmo de o estás conmigo o contra mí, no es válido en el progreso y la evolución del individuo.

Ha llegado de nuevo la hora de las máscaras, vestidas de penumbras asesinas, asolando los ecos de las flores sin otoños, vienen de puntillas y en la sombra, encorvadas, reptando miserias encubiertas, perfumadas de sangre y gritando eh aquí la voz del escorpión, que se esconde debajo de los besos azules del futuro.

Intentaremos seguir descubriendo puertas por donde hacer pasar los vientos euskaldunes sin pistolas y sin sangres, con el lenguaje de manos de palabras y de piedras que peinan espumas rezumadas más allá del ínfimo secuestro de vidas y de ideas.

Camino, horizonte, barco, hablar como si fuera andando, bajo el pasmo de la indiferencia esconde ella un milagro.

Que no se apague la voz, que no maten al poeta, hoy he vuelto a la palabra, allí donde se esconda o haya.

Siempre la anduve buscando, bajo el día y tras la noche, gota a gota sobre el cielo y los páramos ocres, que no huelgue la palabra, dejad que el mundo la tome, que descanse en ellas la tolerancia y las razones, dejad que la palabra lo tiña de colores y dejad el negro silencio para lo inevitable, bajad las armas que solo tienen el color de la muerte, alzar la palabra… comunicarse.

Allí tendida bajo la frontera del latido, húmeda, acurrucada, erguida, colmada de sonidos, de alarido y de susurro, la vi., en forma de rostros y paisajes…y habla.

2 comentarios:

  1. Así es, tu escrito totalmente acertado.
    Te sigo.
    Alvaro.

    ResponderEliminar
  2. Soy Vasca y puedo asegurarte que siento eso que escribes, lo que ocurre que no sé expresarlo como tú.
    Felicidades Gaviota.

    ResponderEliminar

Huellas.