A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 24 de julio de 2007

Déjalo ya...


¿Qué te Atormenta?

Cuando en tu noche cenicienta

entre tus manos tapas la cara,
oyendo la triste voz de tu conciencia

¿Repasas tu alma¿

Secos y fijos tus ojos
en la gris bóveda del cielo
y dibujada y mustia se entreabre
la mueca de tu boca fría,

como el hielo.
¿Qué te atormenta?

Cuando en la vieja ventana
nervioso apoyas tu cabeza
observando con tristeza
la calle inundada por la lluvia y

la ventisca, ¿Piensas?

Y cuando de noche te despiertas
y alzas las manos y protestas
lamentando las sombras inciertas
¿Es que la rabia te inquieta?

!Anda abandona ya esa rabia!
diluye tu celo y tu desvarío
deja ya el odio bravío
que produce la malicia desbordada


Te invito a vivir en mis azules tardes
en que la luz de mi mirada reluciente,
no abarca envidias en vertientes, pues
se posaron en el mármol de tu frente.

Te regalo mi infinita algarabía
en la que mi alma se deleita
por ello el motivo de belleza,
te la dejo en tu ventana,
al abrirse los párpados del día.

No sé… pero imagino
que a las horas que intentas dormir
no encuentras la calma,
pesares y sombras son tu latir,
¿será la noche en tu alma?

!Anda extingue tu frío¡
o tu pesar será eterno,

límpiate, descarga el pecho

o quieres al calor del estío,

vivir con dolor y en pleno invierno?

Olvídate ya de mí y vive,

a la postre, nunca podrías tener lo que ya estropeaste,

lo que solo fue un sueño,

que nunca cuidaste.

y nunca alcanzaste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.