A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

lunes, 30 de julio de 2007

Loco Intermedio.


La vida a veces solo es simple circunstancia, hoy estamos sintiendo algo que mañana solo es momentáneo, todo incluso los sentimientos nacen, crecen y se mueren, lo importante es vivir todo eso con el justo valor en su justo momento, nada es perenne todo es caduco por principio, pero… ¿quién tiene el rasero?, el mundo es un calidoscopio perfecto, lo que hoy es blanco mañana puede ser negro.

Nos hacemos caminos paso a paso, teniendo sensaciones y vivencias, a veces por estúpidos momentos perdemos la razón y la paciencia y se rompe el espacio dejando maltrecho el sentimiento.

Somos ecos del tiempo, o quizás no seamos nada más que un loco intermedio, vida transitoria que nos roza la piel y nos desnuda el alma y la conciencia, la vida que tú llevas y yo llevo, nunca es nuestra, no estamos en posesión de una vida, es ella la que al final nos maneja y nos posee, tan solo se nos presta, pero si es así y es inevitable, que importa, la vida es esa, metáforas entre sedas sonámbulas, el mar, la soledad, la blanca inmensidad de los vientos, las rubias arenas, el cielo azul, la lluvia, y los corazones… la vida es bella, intransferible y única, y aunque sea un rito impuesto, hay que vivirla.

1 comentario:

  1. CONSULTA: amo a una mujer ya un poco más de cinco meses...y lejos de morir, este sentimiento crece. Se riega solo, no le afecta la sequía de sus besos, ni el frío neptuniano de no tener su abrazo. Es renacer mirarla, contemplarla y escucharla y siento desfallecer cuando no me habla o no me hace caso. Mi vida es un vaivén entre el desgano, la apatía y el entusiasmo. Comprenderá obviamente qué es lo que me sume en ese estado. Y como usted bien lo dice, es la vida -que no nos pertenece- la que nos maneja y posee pero hay que vivirla, porque es única, intransferible y bella. Y como todo es caduco, nace, crece y muere, hoy quiero escribirle, antes que ya no pueda, que la quiero mucho a ella; por mas que no me crea ni en lo que le digo o lo que le escribo, menos me creerá como un amigo, porque la amistad se fundamenta en la confianza plena. Dígame por eso, qué puedo hacer si a no tenerla la vida me condena...si a no tocarla el destino me remata. Dígame, de sobrevivir a éste infierno, tendré la posibilidad de que ella me comprenda, mi angustia, mi pena, mi congoja, porque a solas y sin que me vean, mi alma se recoge y mi silencio llora.
    Un lector y admirador

    ResponderEliminar

Huellas.