A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 8 de agosto de 2007

Guarda.


Guarda todo cuanto te di,

mis risas y alegrías

de todos los días,

saca también mis defectos a relucir.

Con todo ello ¿qué harías?

llévate todos mis besos

sin olvidar mis abrazos,

déjalos en la almohada

de alguna noche fría

que no tengas compañía.

Entra en mis sueños,

quizás te encuentres a ti mismo

pero eso sí, sin sentido ni compromiso,

aprópiate de todas mis dulzuras y secretos

mis dolores imaginarios,
mi resaca y mi angustia y
la felicidad que aún me resisto a descubrir.

Te regalo las texturas

a jirones de mi alma,

mi aroma, mi cintura,

mi amanecer ebrio de luna

mi figura.

Llévate mi pluma

llena de poesía y

el fuego de la llama

que la guía.

Dime qué harías

con tanto amor y algarabía

bailando entre las rimas?

¿Darle la ternura de tus manos y

así romperme el corazón

en mil pedazos? Hazlo.

Rómpelo a cachos, para después

arreglarlo, como el mejor artesano.

Porque todo lo que amo,

descansa en tus manos.

Y luego déjame en mi refugio, ese que me arrincona
cuando naufragan los barcos y estallan explosivos,
En su seno me duermo y olvido, que me balanceo
en una esquina de tu boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.