A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 11 de agosto de 2007

Intento Explicarte.


Intento explicarte y me abraza el silencio

intento que midas esa distancia

que así como guardas en ti mi universo,

mis razones te lleven a la verdad

de verme atrapada sin rumbo y con miedo,

en este laberinto de emotividad,

en donde por muy lejos que cueste expresarlo,

un te quiero es poco pero llega igual.

Hoy al pensarte extraje el rejón de mi costado, abrí mis manos al viento y tuve que anidar de ellas el vacío, pero asomaste y fuiste su reclamo llenando todos sus espacios, pobres mis manos.

Ilusa de mí, que no olvido el espejismo, sin remedio he perdido el corazón, de nada valen puertas y ventanas, zapatos de humo dicen que calza el amor.

Y es así, me despegas propulsada de la tierra, para luego aterrizar de sopetón casi sin aire.

Unos instantes volando por el cielo para caer después en el empedrado de las calles.

En esas calles la luz se estremecía y nosotros jugando al amor en la lejanía, sin saber si algún día volverán las oscuras golondrinas del poeta, y si no ¿qué será entonces si el silencio las volvió ausentes? presas de silencio y hambre, sin poemas que se abren, como piel tras la piel que se deshace, como mis sueños escritos y perdidos en el aire tras la memoria de alguien, que en cada soplo me grita tu nombre grabado en los rasgos de mi soledad, arañando en mis pupilas el brillo de gotas de cristal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.