A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

jueves, 30 de agosto de 2007

La Culpa Es...


La culpa es… la culpa de tener un corazón, esa bomba en el pecho que te late, donde la mano del sueño, mece la voz del canto, corazón grande, corazón mío, que llevas volando tus notas bajo los vientos y que destilas tu esencia en el silencio.

Hay en cada corazón una pequeña canción, que navega en los oídos llevando su propio son, y no hay música más dulce y nunca sabe tan buena la sal como oírla en los adentros y con ella en soledad, son como latidos que a veces se usan para usar la cabeza.

¿Quién no escribió algún latido de su propio corazón?

Quién no dijo que hay corazones que ayudan sin pedir nada a cambio y que por su nobleza encuentran el progreso a diario…

O que nada pesa tanto como el corazón cuando está cansado…

Ese corazón que está en paz y ve una fiesta en todos los lados…

y quién no sintió bajo el agua los latidos de su corazón, produciendo círculos en la superficie…

Y quién no pensó que el problema del hombre no está en las bombas, sino en su corazón…

A un gran corazón ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa…

También pensamos que en la vida se producen momentos inigualables, de plenitud inconmensurable que no pueden ser explicados por los símbolos conocidos como palabras, que solo pueden ser pronunciados o entendidos con el lenguaje inaudible del corazón…

y quién no sabe que el que tiene un buen corazón nunca es estúpido…

y que a medida que las arterias se endurecen, el corazón se ablanda…

y que solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos…

Y que en él hay muchas cavidades que desconocemos hasta que el dolor nos las descubre…

Cuando mi mente me dice que me calle, que me rinda, mi corazón me grita, y lo que hoy siente mi corazón, mañana lo entenderá mi cabeza…

Así que educar la mente sin educar mi corazón, no es educar…

La culpa es… la culpa de tener un corazón… que late dentro del pecho,,,

Y aunque mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando…

Mi corazón

Se crece, se incendia,

se despeña, y adolece,

se ahoga en gozos

de amor, de luz, de plenitud

se destapa y se despliega.

Si no lo sientes,

busca dentro de ti,

no lo aligeres

como si fuera,

un vacío, que no recuerdas,

Corazón mío, tú que me alientas.

1 comentario:

Huellas.