A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 31 de agosto de 2007

La Fe...



La Fe es la espera o la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve.

Fe es creer…

Pero, ¿porque la fe a medida que crecemos, que maduramos va disminuyendo?

¿Cuando meditamos y razonamos mejor, vemos la realidad y decrece?

Hay muchas clases de fe, pero si es de momento esa ilusión que te embarga, puede ser cierto aquello de:

Fe para ver

Fe para creer

Fe para actuar.

¿Hay que fomentar la fe?, ¿se imita la fe?

O ya cuando maduramos nos creemos preparados por si mismo y echamos manos de nuestras posibilidades y la dejamos a un lado… Podría ser.

Quizás la fe sea única, sea como el sol, está ahí, si me acerco al sol, sé que me dará su luz pero también asimilo que puede hacerme daño, también en ella hay que buscar un equilibrio, pensar que la fe de muchos ha de saltar no puede ser tan malo siempre como en todo hay que correr un riesgo, la fe cuesta, porque hay que pasar por pérdidas y dolores para perderla y recuperarla, la gente no tiene ya pastor, necesitamos lideres honestos, puntos de referencia, porque aunque creas en ti mismo, necesitamos creer en algo, en alguien y ella hace las veces _ algunas veces_ de pastor, cada uno tiene la suya, por eso aquello de: Hombre de poca o de mucha fe.

Corren tiempos de poca fe y reconozco que el mundo parece un rebaño descarriado sin pastor, sin ideales e indolente, ¿podremos remediarlo?

Perdonen si parezco mujer de poca Fe…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.