A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Corazón Cerrado.


Retumban los adoquines

de las calles de mi alma,

trotes de muchos corceles

suenan como campanas,

retumban a un mismo tiempo,

laten en mi garganta,

que lanza notas al aire,

como trompetas de plata.

Trompetas que ya se encuentran

de mandar sones cansadas,

a un corazón que se cierra

con rejas, que muestran al sol,

un manantial de persianas,

mensajero de silencios,

habitante solitario,

un corazón que se ha vuelto

casi un latido fantasma,

un solitario verdor,

de los campos y la calma,

que antes era remolino de colores y de estampa.

A veces en el silencio es latir

que baila y baila, y en soledad se levanta,

como humo de hoguera,

como el viento que desplaza

impregnando la distancia,

de aroma de las caricias

que sabias manos preparan

y hace nacer la esperanza,

Solos están los abrazos,

solos los besos se guardan,

llevándo la noche a cuestas,

sola se queda mi alma,

¡yo quisiera ser nota que al aire salta¡

dejando a solas esta nostalgia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.