A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 11 de septiembre de 2007

En Mi Sueño...


Mi corazón en vez de buscar la amnesia,

agarra tu imagen y se aferra a ella,

no sé explicar lo que es, solo sé que la carga

no se puede medir, ni siquiera pesarla,

se lleva dentro del pecho

y te aplana…

porque quisiera y no es, llegar a tu tiempo

en una de tus tardes y quedarme,

y me veo en mis sueños buscándote

entre el vociferío, en un ir i venir de pasos

resonando sobre el firme y la grava del suelo,

viendo mis ojos asustados buscando los tuyos,

por encima de un laberinto de voces en un sitio desconocido.

Oigo mi voz gritando de mil formas distintas tu nombre,

a la vez que sentía mi desamparo con un llanto de muñeca rota,

hasta que por fin, mis lágrimas las secaron tu boca,

y que alivio para mi corazón, sentir aquella sensación,

fue verlos y saber que no habría otros en el mundo que me besaran mejor,

y te miré largamente, pidiendo que hicieras eterno aquél momento

y sentí que era mi sueño, el eterno…

Me cogiste en tus brazos con la misma dulzura

con que se sostiene un pájaro...

empiezan ya a apagarse las luces en mi sueño

y la luna en todo su esplendor, se asoma misteriosa, redonda y amarilla

por las ventanas de mis ojos,

viéndome a solas en mi habitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.