A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 17 de septiembre de 2007

A Menudo...



El ronquido del silencio es cruel y desalmado

el cielo se puebla de hondos páramos

a menudo son cantos elegidos y soñados,

cantos de amor y reposo abandonado.

Son sonidos estridentes a lo bajo

destruyendo rincones heridos

que algún día estuvieron ocupados,

como ese sonido de lamento

de los barcos, sonando cansado

cuando atracan en un puerto

tanto tiempo soñado.

Cuando el silencio suena,

Tiene la voz de campana acongojada

que tironea las eternas soledades

donde se refugian las palabras y

se arrinconan en el alma, como mariposas

silenciosas buscando el néctar

de las flores encontradas…

Otras veces consigo

ser domadora de este canto disfrazado,

de huecos sin suspiros

que me saquean el alma, y entonces,

solo entonces,

siento que se me van las emociones

hacia otros cantos de silencios muy lejanos

y no necesito las palabras

para ser y sentirme en tus manos.

Porque el silencio suena a veces a romero y

otras a yerbabuena cuando la vida se aquieta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.