A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 30 de septiembre de 2007

Se Busca a un Hombre...



Se busca a un hombre que lleve la magia

En la tersura agridulce y abarcadora de sus manos,

Que arribe los amarillos en los márgenes

De los senderos de piedra y arcilla,

Que lleve el sonido meloso y agónico

de la música de las campanas

tocando a amores y a olvidos,

que su voz melódica susurre confidencias

al otro lado del océano,

que despierte el sueño de las flores,

las gaviotas, las mariposas y

de todo mi ser vivo.

Un hombre boceto de cóndor y delfín,

Mirando al infinito,

Que sepa oír el canto de las sirenas,

Aunque ya ni siquiera rocen noches ni mareas,

Que aún estando solo, oiga como le hablan las nubes,

Que pasan humedecidas, imprecisas y sin voces,

Que sepa ser confidente de angustias y de esperas,

Luz brillante para los ojos abiertos del hambre

Fuerte como tambores que retumban sortilegios imposibles,

Despedazando el ocaso

Que sepa ver el corazón de las algas en el mar

Y la sonrisa inexistente de las hienas en la tierra,

Que sea en mi noche una gota de sangre dando vida a mi dormitorio,

Aún sintiendo su alma lenta quejumbrosa y triste,

Que se levante y me levante del suelo,

Que el viento no lamente ni padezca en los suburbios de sus ojos

Que aún estando dormido o insomne,

Sepa buscar el corazón de los duendes perdidos,

Que sepa llorar,

Y reír aunque se le rompan las plantas de los pies calzadas

Con las sandalias del hastío

Que busque amuletos para aplacar los malos momentos

Como una mirada o un beso,

Una música para aplacar la fiera que llevamos dentro,

Que busque huecos en los muros del silencio,

Suspiros, ungüentos para sanar los males humanos internos.

Que no desperdicie los instantes y sepa buscar el momento adecuado

Que se equivoque y lo admita y lo diga con una sonrisa,

Y me alcance cuando yo, esté a punto de romperme contra el suelo,

Que sepa llevarme al rincón más propicio

Donde una noche ilumine más la luna,

que sean sus palabras las arquitecturas

bajo el silencio y el habla.

Se busca… a un hombre con la sonrisa en su rostro,

El punto de mira suave y amoroso,

Terciopelo para las manos que acaricia,

Paladar de una boca, la brisa,

Que golpeé el amor su pecho y lo invada,

cuando acuda como pétalo de fiebre

a mi vientre

de mar y caracola,

Que respire con mi aliento,

Que llene mi cuerpo,

Que se pierda en la copa que llene cuando sueña,

Que latan sus besos,

A perfume de mi aliento,

Que sea un lecho tibio

Cuando recorra las aristas de mi cuerpo,

Que se vuelva olor, sabor de mi recuerdo

Cuando no lo tengo…

Y aroma de sentimientos.

Creo q pedir más podría, pero no quiero,

Sería buscar lo que no encuentro.

2 comentarios:

  1. Es ta lindo lo que buscas que no sé si lo encontrarás,deseo que así sea, un abrazo.
    Una admiradora de tus letras.

    ResponderEliminar

Huellas.