A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 7 de septiembre de 2007

Ya no.


Yo no pretendo ser tu amor fatal
ni acortarte el tiempo ni beberme tu libertad

ni acallar tu voz en mares de caricias
Yo sólo quiero dormir sobre tu pecho,
arrebatarte el alma, sorberte la vida,
y fabricar tus sueños con los míos bajo el viento.
Besarte palmo a palmo,
darte un poco de mis labios
esa carne dibujada que se quema
cuando toca
las suaves cavidades de tu boca.
No te preocupes,
que no yo pretendo avasallar tus linderos,
solo quiero,
asesinar tu tristeza
invadiendo las aristas de tu cuerpo,
como un poema, una enredadera,
y esa magia que llevo en las caderas.
Solo quiero ser tu alma, tu anhelo
la caricia húmeda que sube hasta tu cuerpo
tu noche y tu día y el bello pretexto
para hacerte poesía.
Pero si puedes pescarme una ola
y bajarme un lucero para llenar de belleza
cada uno de mis versos, sacando de ellos un sueño,
te espero,
con mi alma en suspenso.
¿No querías que engarzara tus manos
con mis brillante mechones de pelo?.
Ahí te dejo la luz de mis estrellas
con amarillos de luna llena.

Lo quería, si, pero... desde ahora, ya no lo quiero.

1 comentario:

  1. No se cual de tus poemas me gusta más, aún no lo pude descifrar. !es dificil¡.
    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar

Huellas.