A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 27 de octubre de 2007

Caer de Bruces...


Los Domingos me levanto tarde, aunque también los sábados, pero los domingos son, no sé , distintos, esas mañanas de invierno, de lluvia, que me gusta tanto despertarme y desperezarme entre las sábanas y quedarme allí despierta, ese ratito es más sueño que mis sueños…

Me abstraigo, me pierdo y sin moverme de la caricia de mi edredón, me traslado.

A veces con los ojos cerrados, en esa paz de cama y lluvia con las persianas subidas y las gotas de agua sobre mis cristales, tac tac tac, sueño y sueño y no dejo de soñar…

Un día lo dejo todo y me voy a Houston a perfeccionar el inglés…

Otro que me baño en las aguas del Ganges o que me ahogo de emoción en las aguas del leteo, ((en griego Λήθη Lếthê, ‘olvido’ u ‘ocultación’), en esas aguas llenas de nepentes, o que hago puenting desde la cumbre del kilimanjaro, o paseo por las calles de Tokio, o que bailo un tango en buenos aires para después verme en Egipto en las pirámides, o subiendo los escalones del Machu Pichu, o tomándome un tequila sencillo pero con cara de doble en México, o en el mismo Himalaya codeándome con los monjes o que me paso el día haciendo Tai chi y escribiendo poesía… o que mis suspiros abrirán tu ventana un Domingo de estos , cualquiera... tantas cosas…

Conocer, conocer, algo tan antiguo, que parece caduco pero que es eterno.

Cuando me espabilo y caigo de bruces desde la cumbre del kilimanjaro para darme de bruces en el asfalto, pienso que si no estuviera lloviendo, me conformaría con irme a la ría Colombina, a comerme unas gambitas, tiene su encanto y la tengo más cerquita…

Bueno solo son sueños, pero son todo, porque son al mismo tiempo este y los otros, todos mis sueños… bueno mejor deseos porque la palabra sueño solo es un concepto, al igual que la palabra muerte, es solo un concepto, nada desaparece, todo cambia, si acepto mis deseos como sueños, son incesantes transformaciones de la realidad, entonces es cuando entro en la eternidad, y allí soy infinita porque mi cuerpo, cáscara de proa del Universo, no termina en mi piel y en mis huesos, se extiende sin límites porque también soy mi inconsciente y este puede ser extenso sin esos límites, así que pensaré que estoy en el Machu Pichu hasta que decida volver a la Ría Colombina…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.