A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 2 de octubre de 2007

La Mala Intención.



La mala intención es un caballo negro, que en la oscuridad te encandila para luego sumirte en la más oscura oscuridad, enciende pasiones y a veces a quien la posee, llega un momento en que le calma necesidades y es ahí, cuando se convierte en símbolo de poder y de malicia, impone el sello del vasallaje, se convierte en el amo déspota y cualquier alma débil, en su siervo fiel.

Y por desgracia otras veces en este mundo ciego y cruel, se convierte en el amo mimado, custodiado, protegido hasta contra las miradas ajenas, se cobija donde no pueden alcanzarle el sol que tuesta ni el aire que curte, sale directamente a la calle desde algún molde que sin piedad se codea con los menesterosos sin escrúpulos que la imparten, se hace amiga de los pícaros, esos aprovechados con los dientes afilados que se enriquecen el cuerpo y el alma con el mal ajeno, rueda entre vertederos sobre las calles, sobre los techos de los trabajos, en las tertulias , como un lastre en todas partes y se esconde siempre entre las sombras como un trajinante.

Pero luego…
Lo que de momento les parece placentero y les arrastra, se convierte en un lugar pavoroso, asunto de todos los horrores y de su propio espanto, en donde hay sed insaciable sin ninguna fuente, hambre perpetua sin género de hartura, en donde los ojos no ven ningún rayo de luz, ni los oídos oyen ningún sonido apacible, en donde todo es agitación sin reposo, pesar sin consuelo y en sus almas solo hay puertas de salida ninguna de entrada, a los pies de ella _de la mala intención_ muere la esperanza e inmortaliza la memoria de lo que se ha sido para ir cayendo en lo que uno se convierte, porque el corazón cuando está cargado de malas pasiones o de algún vicio y dependencia, están cerrados los oídos al consejo y en tal tiempo, las palabras acrecientan la saña.

Alzo los ojos con un movimiento aflictivo de piedad hacia el mundo y hacia mi misma, aunque yo aseguro que la mala intención, aún no me hizo su sierva, y aquí en lo sumo del espacio azul, me subyuga la rápida pasada de un lucero iluminando mi alma como una pobre viajera, quiero creer que a pesar de todo, allí arriba resplandece en cada astro el calor remoto de la esencia de las almas verdaderas.

No permitas que un huésped extraño se acomode en tu casa, no permitas que sea el dolor,la decepción, la depresión, el abandono, la mala intención, lucha y arrójalos tan lejos como puedas, cierra tu puerta, son los roedores del siglo XXl, el más fuerte es el que se revela, con amor, con fuerza o simplemente con coraje, tienes que estar alerta para gritarle, y pensar que aún hay gente que te quiere, que están aquí para ayudarte. Con todo mi cariño… a todas las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.