A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 5 de noviembre de 2007

Enmarcando el Recuerdo.

Estrujé las soledades

en las aristas de mi cuerpo,

prensé entre mis manos

el deseo de los sueños,

corté la magia,

la fantasía,

y sangró la pasión

que nunca fue mía,

bailando en su agónica

congoja, la última balada

del silencio,

se hizo vieja la espera

entre los sueños

imitando caricias

en la absurda lejanía,

mi memoria ni es tuya ni es mía,

camina vacía entre tus lunas,

dejé el recuerdo

entre mis pechos

y le puse un marco de olvido

a tu retrato,

con la dedicatoria del anonimato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.