A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

sábado, 8 de diciembre de 2007

El Banco del Patio.

Entrar en el patio de la casa que fue mía, donde me hice una adolescente, era el auténtico arte del patio andaluz, flores, arriates, bancos hechos por la mano de mi padre, paredes blancas de cal que rompían la mirada al contraste con la multitud de colores de los geranios que la adornaban, arcos de rosas de pitimini, rosas de todos los colores y rematando el arte hacia el cielo, la parra de uvas negras que daba sol y sombra estriando los colores verde y oro del mediodía andaluz, y sobre todas las plantas, la parra, las flores los arriates y los troncos de árboles, reinaba el azahar, la dama de noche y el jazmín que prestaban su aroma en las noches de Mayo y Abril.

Mis padres no eran jardineros, pero desplegaron la belleza en esa casa con sus manos, fueron sus ilusiones el perfume de la flor que su milagro abre, proclamaron su obra de escultores divinos, del que hace surgir de las piedras la dulzura y el aire perfumado.

Las noches de verano y primavera en aquél patio era la mezcla de aromas que embriagan, serenan y refrescan, que suave abandono sentarse en aquél banco al que yo le contaba mis ilusiones, mis alegrías y mis penas, cuanta sal germinó en su piedra y cuantas risas la estremeciera, cuantas noches de fiestas, risas y de amarga espera, olvidarse de mi a ese banco… se le olvidara.

Cuantos poemas escrito en su carne, cuantas caricias de mis dedos y cuantas crispaciones de mis manos ha vivido conmigo ese banco, cuantos soplos de mi aliento y cuantos llantos, cuantos pensamientos de mil voces serenados y cuantos ruegos en silencio, la dulzura de mis 15 años y la amargura de mi primer amor cortado, cuanto sabe el mudo banco de las profundidades de mi alma, sintiendo la cercanía de mi alma, conoció de mí el amor, la paz, la ira, la gracia, la plenitud de su figura que todo lo llenaba, se detuvo en el instante que mi vida palpitaba, quise quedarme para siempre en él, cuando siempre le escuchaba sobre su inmenso silencio: Queda la esperanza.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. que descripcion mas linda del banco. esta precioso tu banco, estoy muy orgulloso de tenerte como amiga

    ResponderEliminar

Huellas.