A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Lo que Puede hacer La Musa.

Solo soy…

o me siento

una pasajera del alma,

una loca de la sensibilidad,

a veces pasajera anónima

y otras con identidad propia,

¡Qué más da!

Si igual sienten los poros

de mis dedos,

la caligrafía viva

de la fantasía,

¡Y que suerte la mía!

que desnudo verdades

probablemente,

sin haberlas negado antes,

enfrentándome,

a los fantasmas del presente,

del pasado

y de la imaginación…

a veces crudamente

destrozando el corazón,

y aunque otras también,

sea tristemente inútil

deshabitarme tantas veces

para volver a habitarme

de las extrañas criaturas

de ese espectro lacerante,

de la musa…

que me arrastra como sombra

y que me habla desde el silencio,

como un mártir enlace

del decir y de la crítica,

unas veces ignorado

tantas veces cuestionado

y tan poco valorado.

Pero ahí sigo,

fiel amante de la tinta,

temeraria del fondo de la vida,

que siento y que proclamo

pues si no, me quemo

de fuego interno

entre las manos,

asesina de memoria

termita de historias,

apostando en las palabras

bajo el riesgo y

sobre el húmedo cuaderno

de la gran sabiduría callejera,

para luego ser ella misma,

la que juzga…

mientras yo,

escribiente de tercera

me sumerjo

en noches de estrellas,

sentada en una silla también húmeda,

de locuras y de lunas,

reinventando firmamentos

de alfileres en la nuca.

1 comentario:

  1. ¡¡ Por el amor de Dios, sigue amando a la tinta !!

    ESCRIBIENTE DEL INFINITO

    ResponderEliminar

Huellas.