A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 18 de diciembre de 2007

Respirarnos

Respiraste mi nombre

hasta saciarte,

y en tus pulmones germinarme.

Que soy difícil

me confesaste,

mi nombre se te hizo mar de mares

y te ahogaste

entre torrentes de agua

y suspiros de aire.

Te inundé por dentro

de agua salada y de aire fresco

resucitaste como los muertos.

Y yo no entiendo,

porqué te ahogas

en ese aire que yo te presto,

si es lo único

que hace flotar

la balsa errante de tu cuerpo,

si te sumerjo en el terciopelo

que traen mis vientos.

Así que vamos a respirarnos

mutuamente nuestros nombres

sin trucos, por dentro

aunque sea a lamento,

de rompernos de amor

como vaso en el pecho.

2 comentarios:

  1. Precioso escrito.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. es verdaderamente hermoso este poema, no pudo ser dicho de otra manera.
    FELICIDADES.

    ResponderEliminar

Huellas.