A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 30 de abril de 2007

Acaso...


Ya empiezas a contarme mis defectos,
te molesta si hablo mucho si protesto,
y ya no ves la luz
que decías iluminaba mi rostro,
ya no noto tus anhelos,
la cuenta atrás ha comenzado
y tú quizás ni lo has notado,
no sé pero creo que soy la misma,
creo que nunca te he engañado,
como soy siempre te he contado.
Yo sé que la distancia mata,
que no es lo mismo y es cansado,
pero así sabes que soy, y no he cambiado,
acaso así no te he gustado?
acaso así no me has amado?.

Sol Y Sombra.


Te miro y no sé si me sumerjo


en un sol estriado o en la noche


de algún cielo inmenso,


infinito tras la huella de tus sendas,


esa luz intensa que desbordas,


esa sombra que te aloja


esas nubes que me empujan


a ahogarme en profundidad,


tras beber de tu bruma.


Inalterable perplejidad


al abrigo de tus manos, creadoras


antes de que camináramos


como mis versos extenuados,


como tus labios recién moldeados


besados y amados.


Gota tras la nube que otorga


volviendo siempre a tu lado,


al amparo de tu zona.


Arquetipo de torva,


bajo el recubro de tu boca,


amor de mis amores.


en ese indeleble frote que me toca.,

Ungiéndo tu paladar en los abismos infinitos.



SoledadeS

A veces entrar en casa, es una tarea dolorosa. Detrás quedan los ruidos de la calle, los semáforos cambiantes y las voces superpuestas. Dentro silencio, un silencio tan inquebrantable y pesado que ni la radio ni la televisión pueden con él.

Los objetos se van ahuecando hasta perder su sentido; la angustia lo preside todo. Ninguna actividad proporciona alivio, se respira mal y la desazón gana la partida.

La soledad asfixia. Sentir la soledad es una vivencia completamente opuesta a buscarla para hallar tranquilidad; para pensar o para crear.

“Qué descansada vida la que huye del mundanal ruido”. Recitaba Fray Luís de León y sin saberlo estaba sentando las bases del aislamiento como relax, sin duda tomaba la soledad como posibilidad de desentenderse de horarios, obligaciones y ataduras. Exactamente lo contrario de lo que ocurre con la soledad impuesta que comporta un desasosiego casi patológico.

Cuando la soledad se codea con el drama, en general está referida a una ausencia real no deseada: La muerte o la separación de un ser querido, también a la incomprensión del medio social o familiar, el fracaso laboral o un revés económico. Quizás porque en todas estas circunstancias está presente el denominador común de que algo falta, aunque también sentirse solo en compañía es otro tópico que habla del fallo de los vínculos.

La duración de nuestras pasiones es tan incontrolable como la duración de nuestra propia vida. Y digo yo:
“Érase una vez un hombre y una mujer que a pesar de la rutina, el tedio, algún maniqueísmo hipócrita y la amenaza de muerte de uno cualquiera de los dos por asfixia de personalidad, lograron mantener vivo durante veinte o treinta años el voraz apetito intelectual, afectivo y sexual que los unió de jóvenes”. Para esos dos un Bravo con todos los honores.

Me gustaría que a mí cuando me case o tenga pareja de vivencias de esa índole, me ocurriera eso, porque que es amor sino ese asombro del otro eternamente renovado, ese deseo de gustar y de ser sorprendido, esa caricia siempre modificada, ese grado de virtuosismo que asesina las costumbres, que aniquila las coordenadas del tiempo y del espacio. Para conseguir eso, para no sentirse solos, contamos con nuestra imaginación y nuestra inteligencia, porque todo amor reposa sobre un equilibrio frágil, el equilibrio de la estima y el deseo, todo amor es mortal, temporal y caduco por principio.

Para salvaguardar ese amor, nada más contraproducente que esa fidelidad patética impuesta por el medio social, la pereza, el interés o el miedo a hacernos daño.

Esa fidelidad de pacotilla sin amor, fidelidad de la facilidad para mentirse, para aburrirse, para felicitarse el cumpleaños y exasperarse mutuamente hasta que la muerte nos separe, esa fidelidad que por desgracia permite transgresiones, erosiones y apaños y que como los armisticios nucleares se funde en la hipocresía social y un corrosivo conformismo.
Hagamos del amor una prioridad, no una fatalidad y para eternizarlo, privilegiemos el respeto, la cultura, el cambio y la virtud, la virtud de ser fieles a nosotros mismos que hoy por hoy, es la menos practicada de todas las virtudes.

sábado, 28 de abril de 2007

SensacioneS GuaRdadaS.




El aire temprano de la primavera comienza a enviar sus ráfagas entre las ramas aún heladas de los árboles.


Respiro una alegría deshilvanada por ese aire que se me antoja tan real como las nubes transparentes que a veces cuelgan del cielo.


Me invaden unas ganas de ir al campo y ver árboles, de ver pinos, esos pinos del coto de Doñana tan amados por mí; no, quizás mejor deseo ver el mar, esa playa rubia y llana de la Antilla o quizás me conformaría con dar un buen paseo por la ría Colombina.


Los primeros días la arena está algo poblada de algas a causa de los temporales de invierno pero a pesar de ello, corro descalza por la arena y por la orilla de las heladas aguas, gritando al sentir el roce frío sobre mis pies, incluso hasta las rodillas.


A veces bailo para reaccionar a ese frío, cerrando un ratito mis doradas pestañas recortadas contra aquél cabrilleante azul del cielo.


Irme. Irme cruzando y dejando atrás los arrabales tristes de la ciudad, contemplando como chillan los pájaros al salir espantados de los alambres de los telégrafos al ser asustados por el ruidoso zumbido de los coches.


Cuando voy sola en mi auto, no me gusta tanto que cuando me lleva mi hermano, entonces me pongo detrás de rodillas, vuelta de espaldas en el asiento, me encanta ver la masa informe y portentosa que es la ciudad y que se levanta como un rebaño de monstruos al ir dejándola atrás , entonces me convierto en la muchacha alocada que siempre fui, alocada, alegre y casi infantil.
Cuando llego siento el encanto melancólico de las algas desperdigadas en la arena, la fuerza, el ardor, el hechizo esplendoroso del mar, sintiendo que vibra más, que huele y resuena con las palpitaciones del profundo infinito.


Estas llamaradas de luz que recibía mi interior, estaban ensombrecidas por el sombrío tinte con que se teñía mi espíritu algunos días de mi vida, debido a esa visión desenfocada de tu ausencia que a base de ser eterna, llegaba casi a no sentirme.


Recuerdo que cuando mi madre me daba la paga de la semana para sobrevivir a mi época de estudiante, llegaba cargada de flores para mi abuela y para ella, y me compraba chocolatinas y cigarrillos y me iba corriendo por las escaleras a mi santuario secreto, la buhardilla que se había convertido en mi refugio y en el sofá cama me tumbaba boca abajo con las piernas en alto a escribir sin parar, hasta cansarme y quedarme dormida, para después despertar viendo alborear las luces de la calle en el recuadro de mi balconcito, como si despertara de un sueño pesado.


Después me arreglaba y me iba andando a la universidad, entre las calles y fuentes bajo el cielo inmensamente azul de la costa de la luz y mezclándome con el olor de multitud de flores primaverales, volviendo a casa cuando el crepúsculo tenía reflejos de color vino tinto, el mismo color que adquirían las uvas de la parra del patio de mi casa, sintiendo absurdas sombras que me corrían por la cara, acelerando mi corazón furiosamente, con la furia intempestiva de los 20 años.


Volvía con los ojos estriados de oro y esmeraldas, empezaban ya a encenderse las luces y los quejidos del aire entre los mil rincones de las calles, mientras el firmamento se convertía en tiras abrillantadas entre las azoteas casi juntas, cerca se divisaba ya la cancela de mi casa, adornada de rosas de pitiminí que enmarcaban su contorno. Dentro la paz y el remanso de mi hogar donde me encontraba con la serenidad y el cariño de mamá y las bromas de mis hermanos.

Esta Noche.




Hoy necesito más que nunca,
Tu abrazo como un manto
Más que nunca o como siempre,
que me abrace y que me cubra
como el peso de tu cuerpo,
Y de tu alma sobre el mío
Para saber que existo…

Para que la unión de tu piel,
A lo largo de nuestros cuerpos
Me haga sentir mi piel,
Y así, me dibujes con el trazo
De tu amor en el universo.

Pero de todas formas esta noche
Que tengo miedo,
Lucharé como un gran guerrero,
Antes que quedarme tendida y fuera,
Del polvoriento sendero.
Cuanto encierran los “Te Quiero”.

Mi CiudaD.

Hoy en el aire hay dulce brisa
Claros azules frescas sonrisas
Y por las calles y en sus aceras
Caminan solas almas viajeras.

Mi ciudad late tranquila
Tiene fragancias fascinadoras
Serena el paso de quién la mira
Trastorna el alma de quien la adora.

Y yo perdida nauta
Ando y camino
Observo el alma
De quienes miro.

Mi ciudad encadena los corazones
Más son de flores sus eslabones
Navego en ella como en los mares
Me azota el aire con mis pesares
Y su leve viento refresca mis pensamientos.

Con su luz…
Su cielo azul,su olor a mar
Alivia cualquier pesar
Invita a los mortales a pasear
Y su faz serena y leda
Te vá aliviando todas las penas.

Y en sus playas
Cual bata de cola
Se estrellan tímidas
Todas las olas.

Y en la madrugá,
me sabe a fresas y a mar
mezclan mis besos dulces y sal,
¡Cuanto amo a mi ciudad¡




El ProgreSo que nos Mata




El hombre ha necesitado siete mil años para pasar de 13 a 100 km. Por hora y apenas más de un siglo para pasar de 100 a 28.000 km./hora.
Desde que hace 5.000 años los egipcios se desplazaban en un camello a la velocidad de 13 km. / hora, hasta ese cohete (avión) americano (X15) que alcanza los 7.297 km./ h. o esos satélites que giran alrededor de la tierra a más de 28.000 km. / h.
El conjunto de esos conocimientos y descubrimientos y de aplicaciones prácticas ha dado un gran salto hacia delante.

Pero el progreso no es solo una evolución intelectual y técnica, creo que debe ser sobre todo, una evolución moral y esto es lo que más parece faltar a nuestra civilización.


Si no, ¿cómo es posible que, desde hace siglos, el hombre se las haya ingeniado para degradar y matar a esta naturaleza que lo rodea, lo protege y asegura su existencia?


Más de treinta mil especies de mamíferos, diecisiete mil de aves, seis mil de reptiles etc. etc.


Viven en nuestro planeta, donde existían mucho antes que el hombre, estos animales saben aprovechar todos los recursos de la naturaleza, los utilizan según sus necesidades, jamás cometen abusos, los utilizan incluso ayudándola, nadie ha intentando destruir nuestro hábitat, solo el último en aparecer, el representante de la especie de mamíferos que hace el nº treinta mil, ha tenido esta audacia y esta inconciencia.


Apenas emergido de la masa de primates que poblaban la tierra, hace más de dos millones de años, el hombre pasó de cuadrúpedo al de homos erectus, después pasó al homo sapieuns, como lo han llamado los paleontólogos, de quienes yo me pregunto si son unos bromistas o unos inocentes.


Apenas en posesión de unos gramos de inteligencia, nuestro homo sapiens, descubrió el fuego y no contento con calentarse y calentar sus alimentos, empezó a provocar incendios forestales, para ganar parcelas arrancadas de la incultura circundante.


Comprobó que poseía una asombrosa superioridad sobre los animales, podía transformar, modelar la naturaleza, rehacerla a su antojo, jugar al Dios creador en su pequeño jardín del Edén. Advirtió poco a poco que experimentaba gran satisfacción en poseer, en contentar sus deseos y en satisfacer sus necesidades.


Muy pronto nacería en él la vanidad, el culto a lo inútil y a persuadirse de que era la característica de su genio.


Antes de saber como era el mundo, ya se había empeñado en destruirlo. Y ahora, el hombre de ahora, enamorado del progreso, es como ese automovilista, descendiente de campesinos que desde el comienzo de los tiempos ha caminado siguiendo el paso de los bueyes y de repente se halla bruscamente al volante de un coche extraordinario, de un monstruo que alcanza los 280 kms. por hora. Aprieta suavemente el acelerador, siente bajo sus pies una reserva de ilimitada energía, forma un solo organismo con esta máquina dispuesta a suprimir el espacio y el tiempo, “él” es esa máquina, por la simple acción de su voluntad, se ve lanzado a la velocidad de un cohete; se siente aterrado y al mismo tiempo ebrio. Sabe que por no tener costumbre de manejar una máquina semejante, podrá chocar con una pared, coger mal una curva, entrar en colisión con una fila de coches y acabar con su vida de forma trágica. A pesar de todo, a pesar del miedo que le inspira esta máquina diabólica, no podrá evitar pisar el acelerador, correr cada vez con mayor rapidez hacia la catástrofe.


Es exactamente el comportamiento del hombre aferrado hoy al volante de ese prototipo de reacciones imprevisibles, “El Progreso”; un progreso que él es incapaz de dominar, pero al cual sigue acelerando con una tremenda inconciencia. El progreso es un juguete maravilloso que él es incapaz de rechazar y nada impedirá al hombre, este niño eterno jugar, aún cuando el juguete explote entre sus manos.


El hombre está haciendo que todas las creaciones orgánicas de la naturaleza, tenga un mecanismo concebido por un tiempo de existencia definido, no se da cuenta de que es solo un ser pensante y frágil.









BocaS.


Pienso en tu boca cuando te sueño
Quiero explorar sus íntimas moradas y besarla siempre siempre, siempre, tu boca única, tu boca sola, la primera…” Te Dije” ,

Y me dijiste : Ya es la segunda, para que con la primera la beses siempre, siempre, siempre.

RecuerdoS DetenidoS.


En medio de los adioses y pañuelos blancos,
llega la aurora marcando el paso, y yo con ella


Sigo esperando.


Con sus luces más recientes, me tiñe el cuerpo
de sol naciente.

Tomo la forma de nube ligera,
y cambio sombras en luces serenas,
cuando en el cielo,

el sol se refleja.

Y solo soy,

un corazón de papel, una boca encarnada, un pañuelo de seda


y una … gaviota blanca


soy una manos vacías, un pecho con latido

y un amor que se apaga.


Un recuerdo amarillo
junto a la orilla baja, como un cachito de ola
que moja el alba.


un mecer sigiloso, de momentos y de pausas,
un millón de cansancios y una memoria blanca,

Todo pasa, todo transcurre, como un pájaro leve
que me lleva entre sus alas para olvidarme siempre.

viernes, 27 de abril de 2007

El Beso a la Bella DurmienTe.



-¿Cómo era el beso del príncipe?

-¿Y Qué fue ese beso en el cuento?

Era… recorrer poco a poco los contornos de sus labios. Con la punta de la lengua, primero tímida, luego incisiva, debía despertar aquellos labios que se entreabrían como los pétalos dormidos que se ofrecen al sol. Eran carnosos, húmedos, dibujados, tenían la ductilidad de la belleza- el príncipe sonrío-
El príncipe se entretenía como si fuera un juego, esforzándose por modular la prisa- La bella seguía dormida- , Los humedeció con su propia saliva, esperando un leve movimiento,-Nada- los mordió un poco, y se encendieron de sangre los labios de ella- Así se le quedaron luego tan rojos-, al príncipe le gustaba aquello, los labios de –la- bella- durmiente, parecían el espacio que había buscado siempre, donde quería quedarse.
Era curioso que hubiera tenido que venir de tan lejos para despertar en unos labios, que debía despertar, la comisura que lo rompe en un gesto de sorpresa o de gozo- la consciencia de la Bella en un pozo- mientras el pensaba que le resultaba difícil explicar qué gusto tenían aquellos labios, si los recorría levemente, solo al rozarlo, parecían caramelos de anís, en otro momento sólo con que identificara el contacto, se transformaba el sabor a menta y chocolate, por un instante notó la sal marina y la siguiente en brizna de hierba que olía a lluvia.
¿Y el tacto? tampoco era sencillo de describir, Una sensación de seda quebradiza, o una fruta jugosa de pulpa madura que temblaba entre los dientes.- la bella sin dar señales- así que pensó que besarse puede ser una caricia o un combate.
Cuando, loslabios se encuentran con otros labios se estremecen, es el temblor del deseo-Nadie habla de ello, como si fuese un secreto. En cambio si hablan del estremecimiento del miedo, es como si temblar solo implicara escalofríos, pero también significa estremecerse, el príncipe tenía la sensación de que el corazón se le hacía pequeño y se le aceleraban ya los latidos, la lengua se le enardece, de un contacto insignificante, pasa a la aproximación total, entonces las dos se tocan, mezclan saliva, recorren rincones profundos, se pierden golosas.

Besarla era como mezclar la placidez con el afán. El recorrido tranquilo por la piel de unos labios, era como el camino de la india, caluroso y largo, pero se le cortó el aliento y se le quedó el alma contenta.
Alas de mariposas, lluvia que queda detenida en las hojas de los árboles, dedos que trazan caminos en el aire, todo eso junto y mucho más, fue el besazo del principe, ¡ Por fin despertaba la bella durmiente.

El príncipe piensa que nunca había besado así, ese beso había sido un acto reflejo, ejercía la función del comienzo y del fin y motivo del cuento, pues la bella, mientras dormía era besada, los besos del príncipe cuando terminaban ella despertaba, por lo que eso tomó una importancia relativa, ese beso se convirtió en el centro del cuento.
Cuando se incorporó el besador le dijo a la besada:
Fue una sublime sensación incomparable
el roce de tus labios con los míos
en el ardiente gesto de ese beso…


El Beso, El beso, ¡Ay el beso!....que despierta hasta el muerto, - nunca mejor dicho-

¿Qué tendrá el Beso?

¿Alguien lo sabe?




El Beso, !Ay El Beso¡


"ya sea que cierre o abras tus ojos,
cuando besas a otra persona en la boca, verás su alma
"



Ese gesto simple y cotidiano que parece impregnado de una gracia divina que lo convierte por si solo, en algo mágico, misterioso, sibilino y cabalístico. Ese gesto que es a la vez íntimo y erótico, simbólico y vehemente, prosaico y enigmático, ignominioso y provocador.
Ese gesto que la historia ha arrinconado, ha ocultado descaradamente en la trastienda más oscura de lo inconfesable de las acciones y motivaciones humanas para así, según dictan las leyes morales, guardar la virtud y poner a salvo el reboltillo de intimidades inmorales que han motivado sensual y sexualmente a los hombres y mujeres desde que el mundo es tal.

No obstante, ese tupido velo, decoroso velo, con el que se le ha enmascarado siglo tras siglo no ha podido con su embrujo que hace que lo repita quien lo hace, atrevida y descaradamente.

El beso ha hecho la historia con mayúscula, esa historia pecaminosa y secreta de los individuos repleta de especulaciones y suposiciones de leyendas y mitos; esa historia subterránea e invisible que mueve un montón de acontecimientos. Hoy en pleno siglo XXI, el significado del beso ha variado considerablemente.Ahora es más que nada, un gesto de andar por casa que muestra ternura, amor, afecto, respeto o simpatía.

El beso mirado así por encima podría parecer un tema superficial frívolo o banal, pero no lo han considerado así la antropología, la historia y la sexología, como tampoco lo han hecho la literatura, el derecho y la psicología; y hasta los mismos médicos y biólogos han quedado fascinados al observar ese cóctel de reacciones químicas que se producen en nuestro cuerpo al ser levemente rozado por deseados labios ajenos.

Sólo Dios sabe porqué y cuándo el hombre y la mujer empezaron a besuquearse, unos dicen que empezamos aprendiendo al nacer, por el contrario algunos dicen que el origen del beso está en la prehistoria cuándo las madres alimentaban a sus hijos con el sistema boca a boca; sin embargo demasiados especialistas dicen que el origen verdadero del beso procede de los tiempos en que al hombre le era indispensable tener el olfato a prueba de bomba, los hombres se olían unos a otros con el fin de detectar a los enemigos y a los amigos, o sea a los miembros de una tribu o de un clan extraño, se supone que cada grupo, debía de poseer un olor característico al olor del grupo. Hay un número de pueblos que ignoran lo que es el beso en todas sus formas, otros lo conocen pero no lo practican.

A través de los tiempos el beso no solo ha pasado de boca en boca, de mejilla en mejilla, desatando pasiones y anhelos, sino que incluso ha servido de elemento diferenciador de clases sociales; cuánto más bajo era el lugar que ocupaba el individuo en la sociedad más debían inclinarse para besar.
Para algunas tribus el beso consiste en chupar los labios de la pareja, entre los lapones el beso es realizado con la boca y la nariz, al mismo tiempo los árabes lo tienen o tenían prohibido, la misma Cleopatra era consideraba como la boca que traga...en una noche llegó a besar a cinco mil soldados romanos, los japoneses y los chinos lo consideraban algo pornográfico, los indios lo consideraban chocante, los americanos los más liberados en cuánto al beso, en Europa las personas que se tienen afecto no dudan en besarse y en España dicen que existen los besos más electrizantes, embrujadores y hechiceros.

El erotismo es sin duda alguna, un elemento inseparable del beso, quizás su más fiel compañero junto con el elemento comunicativo, ya que un beso dice y hace sentir más que mil palabras. Besos alucinantes que nos hacen perder el sentido de la noción, del tiempo y del espacio y todo ello debido a que la información producida en la boca, región labial, es recibida… según los cirujanos cerebrales... con tal intensidad y en tal extensión que el resto de las sensaciones pasan a segundo plano.

Esos besos que nos hacen perder el sentido a la vez que ponemos en funcionamiento 28 músculos y nos arriesgamos a coger la rabia, la sífilis, la gripe, la rubéola, o simplemente una alergia a causa de los pintalabios, todos, incluso el beso más apasionado se convierte ante los ojos de la ciencia en una desbordante contaminación bacteriana. Mientras besamos en la boca, cambian de propietario, así como quien no quiere la cosa, 250 bacterias, al mismo tiempo que lo hacen 9 miligramos de agua, 0,4 de sales, 7 de albúmina y 0,11 materias grasas.

Los cardiólogos tampoco nos muestran muy sugestivo el beso, pues consideran este acto como un placer demasiado caro para nosotros, ya que un beso de esos delirantes, nos cuesta 3 minutos de vida, los científicos dicen haberlo comprobado por las pulsaciones y la circulación de la sangre, durante los besos apasionados, las 4 cámaras del corazón bombean hasta un litro de sangre más en nuestras venas, y el corazón realiza hasta 150 pulsaciones por minuto siendo lo normal hasta 80, máximo 90.

Sin embargo los psicólogos manifiestan que nuestra vida psíquica necesita sensaciones fuertes y estimulantes.
¿Y qué más estimulante y grato que un beso fogoso, apasionado, ardiente, sensual, vehemente, arrebatado, impetuoso, volcánico, desenfrenado y delirante?

FraseS


Lo Más grande en esta vida es amar mucho y que te amen mucho más que mucho.

Si Te Ries.

Me gusta si te ríes…
Se te ilumina la cara
Con esa luz que
Me traspasas, me abarcas
Encendiéndome el alma.

Me gusta si te ríes
Trayéndome en tus risas
Aire fresco a bocanadas
Que iluminan mis mañanas.

Me gusta, sí,
Cuando llenas de esencias
Y sueltas impregnada de ausencias
Tu risa como ramo de violetas.

Tus risas, mías,
Buscan mi memoria y
Dejan mi casa llena de flores y notas
De sueños y glorias.

Me llamas cuando ríes
Y me sacas del letargo
De mi propia fantasía,
Y a risas contagiadas
Nos brotamos y nos damos.

Me gusta si te ríes,
inventas los colores
que en la naturaleza resplandece
el rosa de la flor
el blanco de la nieve
y el rojo de mi sangre.

Me gusta si, cuando te ríes
la luz de tu sonrisa,
en mis ojos se cierne
besándome clarividente
desde los labios a las sienes.

NaDie TurBa.

Uf estos geniecillos de mi fantasía,
Que se empeñan en coger la pluma cuando mi boca calla.
Estaba atrapando un sueño y ellos me han roto la malla y el caso es que los sueños rotos, ya no se remiendan nunca, son demasiados sueños los que tengo, ellos mismos me enarbolan, en sueños en amor y en arte… prefiero viajar sola.

Cuando mi alma al escribir se me torna honda, deja en mí su fugitiva huella y cada sentir y cada sueño, se equivocan de ruta y en ese claro caudal, encuentro una prolongación de mi abismo y así el infinito y yo somos lo mismo.

En esos momentos en que escribo, aunque todos estén, yo llego callada, a nadie veo el rostro, nadie me dice nada, paso distraída con el alma asomada a los cinco sentidos y allí intento_ solo intento_ perseguir las verdades que en sus soledades persiguieron los sabios y oyeron los ascetas, pero me conformo con irme al deleite donde todo es distinto, donde nadie me dice nada, donde nadie me habrá advertido.


Si un espina me hiere
Me aparto de ella pero…
No la aborrezco
Cuándo la mezquindad clava en mí,
Los dardos de su enquina
Me esquivo en silencio.

Yo no guardo rencores
Ni restañan en mí las heridas
Mi jardín de vida…
Solo tiene para dar flores.

Para dar sonrisas
Y no prodiga savias
En pinchos punzones
Si pasa mi enemigo
Por mis balcones
Se llevará la rosa
De más sutil esencia.

Si notara en ella algún rojo vivaz,
El de la mala sangre
De su intención será,
Que vertió al herirme
Con encono y violencia.

Y que el rosal devuelve
Trocada en flor de paz,
Por eso quien me conoce
Sabe…que en mí…
No tiene enemigo tal.

Nadie turba las aguas
Del lago manso de mi ser
Lago de caudal puro y terso
No hay afán que me inquiete
Nada pido de más…

Y como dicen los sabios griegos
Dios te libre poeta de verter amargura,
En el cáliz de tu hermano
Y no soy nadie…quizás nada,
Pero de poeta…tengo algún conato.

Y a veces hablo con las estrellas
Amigas tendedme vuestra escala,
De luz sobre el abismo
Y en cualquier adversidad
Encuentro luz allí mísmo.

En mí murieron los quien sabe
Callaron los quizás
Mi corazón es tan grande
Que recoge lo que la esperanza me da.

DeseaDa FeliCidaD.

Intermitente, fugaz…
Inalcanzable, caprichosa,
Deseada, desigual,
Que ni siquiera se puede comprar,
Por supuesto hablamos de la felicidad.

Durante los últimos tiempos,
Todo el mundo, usted y yo,
Ha repetido una palabra hasta el hartazgo
Una palabra mágica por necesidad.

La Felicidad.
Un deseo repetido para uno
Y para los demás,
Que abunda en ciertos momentos,
Como un código civil
De buena voluntad.

Esa desconocida,
Que nadie acierta a definir
Que se intuye,
Que a veces se deja presentir
Que nunca a la vuelta de la esquina
Se podrá encontrar,
Es una palabra talismán.

¡ Ay Deseada Felicidad ¡

ConTigo.

Estando contigo
Se me nublan los sentidos
Que te hablo con los ojos
Y te miro con la boca
Dios mío que desvarío
Yo me estoy volviendo loca.

Verte…
Solo con verte…
El corazón se me para
El alma se me resbala
Y la vida se me acaba
¡Ay desvaríos mentales¡
Devolvedme mis cabales.

Que en el mar toco las notas
Y en mi guitarra el coral
Dios mío que desvarío
A mí que me va a pasar,
Que en los charquitos de estrellas
Yo me siento allí a soñar
Un noche tras otra y sin parar.

En el transcurso del sosiego
De la noche yo te busco
Y mi cuerpo no descansa
Acurrucadita en un lado de mi cama
Yo te busco y no te encuentro
Y ya he perdido la calma.

Ay amor…que pierdo la cordura
Y con ella el corazón
Y es que te estoy queriendo sin control
devuélveme la razón.

¿Dónde Estará?

El grifo del amor que emana
De tus venas y que me riega sin cesar?
Dónde el canto de los pájaros que cantan
Y cantan sin rechistar?

¿Dónde estará el amor que yo siento por ti
y que navega en alta mar?
¿Dónde estará la luz de tu rostro
al llevarnos tanto tiempo
sin podernos contemplar?

Donde estarán nuestros pecados
Originales que no nos son perdonados
Para podernos mirar?...

Donde estará ese amor que Dios nos ha dado
Y que nos es tan difícil de encontrar?
¿Dónde estará ese amor de madre
Que nos es tan difícil de gratificar?

Ese amor de padre y madre que lo damos
Por asumido y a la hora de demostrarlo
Muchos nos quedamos atrás?
Donde irá todo lo que pudimos dar
Y no dimos y nunca se recuperará?

Andamos , andamos sin tiempo para mirar
Cuánto dejamos atrás.

Donde Nadie Me ve.

Yo amo la soledad…
Porque en su seno
Doy rienda suelta a mi imaginación,
Forjando un mundo fantástico
Habitado por extrañas creaciones,
Hijas de mis ensueños de alma mutante y de poeta.

Me voy de este mundo en cualquier momento
A cualquier lugar,
Allí está mi pensamiento,
Un día quizá…
Esté sentada al borde de un puente,
Mirando una tras otra las olas de un río por debajo de sus arcos.

O en el claustro de un monasterio en la peña,
Sentada al borde de la tumba de mi abuelo,
Prestando oídos a ver si sorprendo
Alguna palabra suya,
O acurrucada en la quiebra de una roca,
O entretenida en contar las estrellas del cielo,
Imaginando sus miles de destellos de luz.

En seguir una nube con la vista,
O contemplar los fuegos fatuos
Que cruza como exhalaciones el haz de las lagunas,
O detrás de la línea, comparando mundos,
Corro detrás de los espíritus de fuego de mi chimenea,
Metiéndome en su fuego a lo largo de los troncos encendidos,
Y bailo, bailo con las luminosas chispas
En la cúspide de las llamas,
En las nubes,
En el aire,
En el fondo de los bosques,
En las grietas de las peñas,
Percibo sombras, escucho sonidos,
Formas de otros seres, sonidos ininteligibles, en algún lugar estaré…
Menos donde está todo el mundo,
Y que le voy a hacer?, cuando nadie me ve.

Mi alma penetrada de luz, espléndida de cielo, espera encontrar alguna vez, los linares terrestres donde Dios derramaba sus miradas. ¿Podrá ser? y quiero estar en todos los lugares con el peso del aire, con los vivos instantes y alcanzar la breve línea que pueda contener al mundo y con temblor recóndito meterlo en un poema para entenderlo y que la esencia, lo haga suyo, a través del puro pensamiento, ¡Qué osadía, Qué atrevimiento¡ y así… sacarlo de la sangre y del hundido hueso.

Te SienTo

Llego callada
cuando me acerco, solitaria,
tan lejana, tan extraña,
y te miro ensimismada,
Me nace una pregunta
que me quema bajo el alma.

¿Qué secreto guardas
en lo bruno de tu mirada?
Qué nudo en tus ojos,
que lagos de agua,
que beso se esconde bajo tu boca pagana.

Cómo me siento dormida y abrazada
mientras que miro el tiempo planear su calma,
en el insomnio de mi noche
mientras en los peldaños de tus párpados,
tu silencio me habla.

De fuera hacia dentro
recorro tu paisaje,
ese camino, ese momento
esa extensión,
a la que me trasladas,
que se extiende a lo largo de mi espera
en la nada.

Mi mirada en tu pecho descansa
y tú como hombre me alcanzas,
apagando empapadas pasiones
como viento que vacía mi garganta,
para después llenarla
asomándose a tu llegada.

¡Qué cercano y cuanto muro
¡Este viento que me descalabra,
qué daga tan añil,
qué antónimo de batalla!


Si acaso mañana oiré tus palabras,
y sentiré esta extensión que ahora…
inevitable, se me escapa.

jueves, 26 de abril de 2007

S/T

Y me quedé allí solita
en mi ventana,
como la luna de noche
enamorada...
Me dejaste los bolsillos
llenecitos de miradas.

De Ti Vengo


A ti voy y de ti vengo.
Como halo invisible que me acerco.
Vengo del mar y uniendo cielos vengo
Como voz tras el eco de la niebla.
Silencio a silencio.
Como manos sin tiempo ni memoria;
como paso y criatura de la tierra.
Sin ayer ni mañana, seré hoy,
Sin hoy, ni ayer, ni nunca, me sostengo

Aquí estoy, abrazada a tu horizonte,
en medio del estrépito de la tierra,
Secreto soy en ti, tú que me intentas.

Pero yo busco tus labios…Tu sed
en ese abrazo que me traes con el aire.
y tu buscas mis ojos…Mi mirada
cuando te cerco con la luna enamorada.

Me vienes en el hálito del viento…
en el azul del aire,
y el corazón que no pare.
Así como caricia,
Así como hambre que me sacie.
Poema soy al aire, que aún no siendo,
al leerme me rescates.

Te Escapas
en el blanco de mis folios,
y en el rojo de mi sangre.
Así como tiempo,
Así como tarde,
entre los brazos tenues del aire.




Volví a DecidiR. Pasado.

Esta mañana al despertar no apareciste de inmediato como sueles hacer; pero sabía que estabas ahí, agazapado y esperando el momento para empezar a tejer tu enmarañada estela de recuerdos.

Así que decidí esperarte; no sabía si ibas a entrar sigilosamente, como acostumbras, o con las impetuosas oleadas con las que me sorprendes a menudo.

Reconozco que no sirve de nada que intente alejarte de un manotazo porque como un insecto vienes buscando tu alimento en los cajones de la memoria.

No te importa el serio silencio con el que te observo cuando lames la rezumante miel de los placeres muertos o cuando sorbes el fluido de las heridas que no han cicatrizado.

Sabes que tienes a tu favor al cómplice que vive dentro de mí atado como un perro al poste del tiempo, mientras me aplicas día tras día en las labores de una Penélope acosada de pretendientes.

Esa cómplice que soy yo misma, que te ayuda en tu doméstica tarea de mujer de Ulises es el responsable de toda la obediencia que existe en el mundo, el creador de todos los dioses y solo está a tu favor porque busca una gratificación, un escape que lo libere de la soledad que es su morada.

Y como te he dicho decidí esperarte y prestarte toda mi atención con la imaginación puesta en el ahora; observando como te empeñas en llenar de telarañas nuestras mentes para que no comprendamos lo que nos ocurre en el presente.

Voy a seguir intentando aprender a pensar de una manera nueva, una nueva manera de pensar que disuelva la falta de armonía, la pena y la desolación que confunde a nuestros corazones.

Voy a olvidar los amores y las viejas heridas del pasado, el amor cuando llega, se torna presente, el amor está en todos los corazones, , a buen seguro, me hará porque la vida es ancha.
Para que vivir condoliéndome de pena lastimera, por recuerdos, que ya, habían pasado a engrosar el libro de las leyendas

Y voy también a entregarme una porfiada plegaria, para que éste sea el último acero que me claven por la espalda, pues el amor, ,siempre me gana, él es la brújula, tras la que mi corazón equivoca su marcha y me arrastra.

Desde Que No EstáS.

Acércate a mí como siempre sucedía, sin importar que tu ausencia sea de horas o me lleve quemando el alma mil días.
Cuando tú me abrazas se prenden las estrellas, se ilumina mi estancia con amarillos de luna nueva y vuelvo a ser la tierra donde apoyar el peso de mi tiempo a la deriva.
Y vuelvo a navegar en tu cuerpo pulsando con las manos cada marca y cada arista, deshelando soledades y sembrando latidos de vida.Tener tus sentimientos cada día, vivir plenamente y emprender contigo, con tu amor, la travesía.
Despojarme totalmente de mi misma, regalándome y haciéndome tu amada, ascendiendo de lo profundo del abismo.

Es por ti por quien yo voy exaltada, asida fuertemente de tu mano, me elevo de tu amor y me vuelvo un corazón enamorado.

Es el momento de guardar las palabras porque tus ojos ocupan todas mis miradas, y tu vida y tu alma.

Te diré al oído lo agradable que es sentirme entre tus brazos, lo rica que sabe tu piel y lo bien que huele por la mañana, lo a gusto que se está a tu lado, ese olor a café y pan tostado y acigarro.

Ser las puertas que tú abras, los besos que se adueñan de tu boca, los besos que aprieto cuando en mis labios te tengo, para saber que sigo uniendo más que dos labios, dos cuerpos eternos.

Cuando me besas soy una ola que revienta en los acantilados del océano, un águila libre por el cielo y suspendida en el tiempo y de tu voz que llena el universo, yo soy el todo, como sonoro eco.

Y bebes de mi cuerpo cuando destila canela, y mis pechos desnudos cuando semejan naranjas que de su jugo te anegan, y el aroma de jazmín y azucena que empapa tus sentidos amándome sin reservas, rompiendo tus cadenas.

Y si no es así, en una mano el dolor, en la otra, para mi corazón… el amor suplicando, todo lo demás es secundario. No quiero quedarme con el bocado que en mis entrañas muerde la nostalgia.

Te llamo, no sé si mi voz hasta ti llega tenue, espero que susurren en las alas del aire y no me mires con la renuncia en la sangre. Salvaje y provocadora, mi alma resiste tu falta, mientras lentamente mi corazón se desangra.
Desde que tú no estás se dice de mí que nunca vuelvo
y siempre me voy a ningún lugar.
Perdóname amor mío, pues nada puedo desear más hoy,
que estar donde no estoy, y conservo la esperanza a pesar de que entre brumas de plomo, llevo las manos repletas de nada.

A la locura insana de estar sin ti.

Si El Sentimiento Habla.

Después de todo lo que he vivido, un día descubrí el amor, descubrí lo que de verdad era amar, han pasado muchas cosas pero hermano, ha merecido la pena.
A mis 30 años me ha ocurrido de todo, momentos de alegría, de tristeza, de penurias y riquezas, pero nada es comparable a haber tenido el amor de ella.

Mi primer amor ha sido el materno, un amor puro por su viva presencia. Una madre es amor y comprensión, es belleza y ternura, la que sufre y aguanta, la que calla y otorga, la que llora en silencio; para ella saber amar es saber sufrir, ese amor y sacrificio, ese amor del que nace el sentimiento.
Más tarde seguí el sendero del amor, y picoteé de flor en flor hasta encontrar lo que yo creo que es el amor, conocí a una mujer, a la que pronto diferencié en la mujer de mi vida, una chica muy bonita, con una preciosa sonrisa, clara y honesta, pero parece ser que no soy yo el hombre de su vida.

Fue un bendito día, el 26 de mayo del año tal , cuando nuestros senderos bifurcaron el camino del amor. Ese día me di cuenta lo que era el querer, lo que era soñar, lo que era amar y lo que era desear.

Desde que la vi noté en ella esa magia que pocas veces o alguna vez nos pasa a todos. Esa magia que encierra a uno, que nos envuelve en un mundo diferente. Su cariño, su mirada, sus gestos, eran mi trampolín y mi sustento, el sol que iluminaba mi camino, la estrella que guiaba mis pasos, el amor que a mi vida daba sentido.

Nunca creí que al caminar con ella en el sendero del amor, cambiaría tanto mi vida para mejor. Nunca imaginé que el amor como yo lo soñaba pudiera existir, y es que ella es el amor que amo y siempre amaré aunque ella me haya dejado de querer.

Pero un día se hizo un bache en el camino, me derrumbó y caí en él, no se si fue porque tenía que ser o porque en el fondo me lo debí merecer, mis celos la agobiaron hasta que el dolor mató el sentimiento y me dejó de querer.
Ahora ella dice que nunca segundas partes fueron buenas… pero eso son palabras y el viento se las lleva, ¿porqué iba a ser así?, quiero una oportunidad y solo ella me la puede dar.

¿Cómo no quererte? ¿Cómo tapar el sol con un dedo? ¿Cómo hacer que las estrellas no brillen en la noche?, imposible ¿verdad? pues así de imposible me resulta a mí ocultar este amor y apagar este deseo, que ya no sé donde gritar y que hasta aquí, escupo mis alaridos donde nadie me va a escuchar, ni tú estás ya aquí para poderme leer y que ni me conocen ni me van a consolar.
Para mi amor no hay distancia ni olvido, solo espero a que llegue el momento de que vuelvas conmigo.
He abierto la ventana y se me ha enfriado el alma.
He cerrado el puño y he estrechado la distancia.
He pisado con desprecio los relojes que caminan despacio.
He esperado buscándote en la niebla, intentando encontrar una salida que fuese tu entrada.
Mientras me rompo y me reconstruyo, te extraño, eres demasiado importante para dejar indiferente las mil y una dimensiones de mi espacio.
Camino despacio, entrando en los sitios por donde tú has pasado, como si te persiguiera, pero siempre te encargas de borrar tus huellas, como la marea que borra el rastro en la arena.



De Alguien Para Ella.

miércoles, 25 de abril de 2007

He DecidiDo.

He decidido no escapar de ti, de perder el miedo que siempre te tuve, de dejar de esquivar tu fija mirada, de pronunciar tu nombre que a todos espanta.

Así que para conocerte tal como eres no te nombro con la palabra que cubre tu desnudez y te espero sin resistencia en el silencio en el que solo es posible encontrarte.

Me niego a condenarte como los demás lo hacen y te abro de par en par las puertas que siempre mantuve cerradas para que no entrases.

No volveré a juzgar tu naturaleza incomprendida, ni volveré a serte infiel con el dios que se bebe sorbo a sorbo, para que así puedas abrazarme en la ebria lucidez con la que navega el pensamiento.

Absuélveme si renegué de ti cuando te odiaba y no quería ni oir tu nombre, cuando busqué la compañía acogedora, ante el temor cobarde de la tempestad que produciría el besar tu boca.

Porque solo hay temor en lo que no se conoce, no espero de ti ni recompensa ni castigo y tan solo escarbo para encontrar la raíz del conflicto que siempre hubo entre nosotros.

Por eso ahora, cuando me abrazas, se detiene el pensamiento, te observo con delicada atención dejando que me susurres todo aquello que no se puede expresar con palabras… Soledad.

Besándome la Piel



Pequeña e invisible me he sentido
Cuándo dormida entre tus brazos
Me has besado…
Besándome la piel me has hecho acento
Y bebiéndote en el tiempo
Te he encontrado.

Más quiero hacer de esto
Solo un momento…
Un beso fugaz que el beso
Ha marchitado…
Y quiero borrar de mi memoria
Presto…
El beso que no quiero y que me has dado.


Me llevas la vida y el amor
Entre tus labios…
Como un canto eterno en el espacio
Y eres indefiniblemente mi locura…
Quisiera esta noche decirte que te amo
darme prisa antes …
de recuperar mi cordura y sentir
que he despertado.




Cuando Pienso en Tí.


Mi amor dialoga en silencio


Susurra a través de mis palabras detenidas


Y mi sonrisa escapa ajena a momentos y

Circunstancias, del ligero escalofrío

Disimulado que rechaza una caricia

Vivamente anhelada, del rubor solitario

Y atrevido…

Cuándo tu beso es evocado.

Este amor que aprendió a

Entregarse al recuerdo, de una imagen

Que ya se me hace contagiosa

Con afán de protegerlo

Dibujarlo en el cristal

Empañado de una noche pluviosa.

Cuándo lo convierto en secreto

Sin compartir, una mirada fugaz

Hacia los labios que articulan

Tus palabras insonoras…

Cuándo es una confesión atrapada

Entre cuerpos besándose…un instante

Escogido para espiar sin ser comprendido

Ese beso precipitado que enmudece

En medio de un abrazo insospechado

Bajo las vestiduras de un símbolo perpetuo.


A veces es duda que aguijonea la apariencia


Una verdad comentada a medias,

Es el vacío que me llena la espera

Las voces que yo misma extravío

El eco de un latido que permanece

O la última lágrima que se sumerge

En las aguas del Leteo.


Y es el rasgar interno que una imagen produce,


Querer hablar cuándo no existen palabras

Reconquistar lo nunca perdido

Es el sufrimiento como necesidad

Es lo imposible del olvido.

Un vano intento de reproducir


La abstracción…

Ignorando a veces que el intento

Es solo intención…

Impredecible, imposible de comprender

Es como entender la eternidad

Toda complejidad es reducida y

Enclaustrada en cuatro letras

Por ello las palabras, incluso los poemas

Jamás serán suficientes…

No existe un cupo ni límites

Como en esa eternidad..antes aludida…

Es inconcebible su medida.


Mis Primeras PalabraS en mi PrimeR Blog.

No sé muy bien como empezar, y que decir en mi primer escrito estrenando mi blog, bueno lo primero que diré será que no soy escritora, ni poeta, lo siento, eso lleva mucho peso, pero desde que era niña escribo todo lo que siento, observo a mi alrededor y me mueve escribir, soy de esas que escriben en las servilletas de los bares para atrapar los momentos que me mueven, un gesto, una mirada, una sonrisa, una lágrima, todo lo que observo en las caras de la gente, en el movimiento del mundo, soy diversa, lo mismo escribo un poema que una prosa o un ensayo o cuento en narrativa mis vivencias.

Mi abuelo me decía que escribir era rescatar las cosas de la memoria, tejer un hilo inconsútil uniendo los tiempos y las generaciones.

La palabra es ella la que te sube y baja, el que escribe hace que yo beba, el contenido de su vivencia y la hace mía transmitiéndome reflejo y empatía, el que escribe en fin, encuentra siempre un motivo en el que apoyar las palabras de un universo creativo y lo lleva a la memoria, fijando el detalle cotidiano lleno de emociones y llevándolo a la historia.


En cada hecho pasado la escritura, es un reflejo simétrico hecho en cuerpo de letras que en la muerte de cada segundo encuentra la vida.


Nos dejaron Todo, nos dejaron la palabra.

Espero gusten las mías. Ya sea en prosa o en poesía. Gracias a los que pasen por ellas.