A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 29 de enero de 2008

En Tu Corazón.

En tu corazón,

guardaré la insignia

que me nombra,

porque la vida es todo

cuanto abarca tu calor,

y allí en tu mirada

y en tus gestos,

me arrojaré llevándome

el misterio con que nutro

mi verdad,

no en tu alma

ni en tus pupilas

ni entre tus manos,

desde tu pecho,

es más allá

donde el gozo acude

y se une,

desde el sueño

haré caminos

en los caminos que hayas cruzado,

y andando por tu ausencia

me envolveré de tu presencia

mullida y traspasable,

y respiraré tu nombre

hasta saciarme,

aunque seamos tan inmateriales,

que solo vivamos entre dos instantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.