A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

domingo, 27 de enero de 2008

Mi Ventana

Anoche me fui de copas, como suele decirse a salir de noche, claro que en mi caso no es una definición acertada a esa salida, pues no tomo, pero bueno en una copa se puede verter cualquier elemento líquido que no sea alcohol, entonces me tomé la socorrida coca-cola, que pasadas tres, te deja hastiada, pues a lo que iba, me fui de coca-colas, con algunos amigos, hacía algunas semanas que no lo hacía, estuve sumida en ese estado griposo que parece ser han pasado todos los españoles más tarde o más temprano. En una de nuestras acostumbradas paradas, me ocurrió algo muy interesante, por el bareto donde estábamos sentados en plena faena de risas y buen rollo se paseaba sin parar un vecino mío, precisamente el de la puerta de enfrente de mi rellano, cuya ventana precisamente también da de frente a la mía, bueno mejor dicho dos de sus ventanas dan a dos de mis ventanas, que vaya veranitos que me da por aquello del verano y del calor, y el no poder cerrar la ventana como quisiera, también por aquello del aire y de la luz, en fin como decía, se paseaba como las moscas pesadas estas también de verano que andan pululando donde posarse y molestar a todo humano que pillara en su vuelo, bueno no sé si fuera así con todo el mundo, pero me daba a mi que andaba intentando ser el zumbido mosquetero de mi persona.

Así que procuré no mirarle y hacer como que no lo había visto, e intenté pasar desapercibida, algo que no conseguí porque entre otras cosas, cuando llegamos ya estaba allí y me vio en el acto, pero no tendría importancia la cosa, si no hubiera pasado algo que me dejó pues como diría, un tanto sorprendida, diré de mi vecino que para mí había pasado inadvertido durante los inviernos que entre el trabajo, el frío y los horarios distintos apenas si nos encontramos alguna vez en el ascensor, que dicho sea de paso me incomodaba y largo se me hacía el trayecto hasta el tercer piso, debido a su mirada azul de búho algo extraviada cuando la posaba todo el rato sobre mi, a pesar de mi cara de circunstancia, ya que a mi se me suele notar todo en la cara, hasta la inexpresión…

Pues como decía, en uno de esos vuelos suyos por el bar, la mosca se me acercó dando un zumbido:

-¡Anda mira¡ si es mi vecina,¿ de copitas no?, mira por donde apenas nos vemos en el rellano y creo que es la primera vez que nos encontramos en la calle,, bueno y que tal, oye puedo sentarme, estaba algo aburrido, y tal y tal, bueno no paró de hablar y hablar y cuando me di cuenta alguien le dijo – claro hombre siéntate- y acabó sentado- bueno ni que decir tiene que mi amigo Carlos, me vio el careto –jaja- y pensó en fastidiarme un ratito, por lo que fue él quien dijo –venga, venga hombre siéntate- .

Pero todo esto viene a que mi vecino me sorprendió bastante, pues ya metido en la conversación en un comentario, me dijo( como si me conociera de toda la vida y la verdad es que solo hemos cruzado algunos buenos días y poco más en los tres años que tiene mi nueva casa) .

_ vecina por cierto tienes una música muy bonita y estás mucho en el ordenador

yo muerta- Carlos con su sonrisa de guasa y le dije:

- oye vecino me llamo tal(mi nombre), y si que estás tú pendiente si estoy o no en el ordenador.

- Fue cuando entonces me sorprendió al enfrascarse en una original explicación.

- Pues si tal, a veces las ventanas son esos recuadros iluminados de enfrente, esa mirilla por la que nos asomamos a la vida de los demás, a la que miramos desde nuestra particular perspectiva a oscuras con un cigarrillo y aún sin ver nada, y sin espiar, descubres con interés y algo parecido a la ternura a la persona que tienes en frente y luego sin conocerla, te acostumbras a ella como un ignorado o un aparentemente conocido y a veces se desarrolla a trazos tiernos que solo vive en el observador sin confluir en ambos, no te lo tomes a mal, por cierto vecina,¿ has visto la película de la ventana de enfrente? Si quieres vamos una tarde de estas a verla, creo que te gustará…

- Me quedé pensativa pues horas antes había estado hablando con un amigo de México, Miguel Angel, sobre esa película, que me recomendó- casos extraños que suelen suceder y lo que no me pase a mí…

- En fin que nunca se te pasa un día sin haber descubierto algo nuevo de la vida, del mundo y sobre todo de las personas, me dejó gratamente sorprendida su versión de la ventana, se ve una persona con mundo interior y sensibilidad, pero también ahora de aquí en adelante me va a acompañar el desconcierto de saber que en cierto modo estoy siendo observada, esperemos que solo quede en una anécdota sana y como él dice tierna, de todas formas me cuidaré de la mirilla.

Cosas y casos de las personas, que yo relaciono incluso con la misma soledad, en este caso la soledad de mi vecino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.