A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 26 de enero de 2008

Pérdidas.

Todos perdemos cosas todos los días, algunas son tan pequeñas que no nos damos ni cuenta, y otras son tan grandes que nos duelen y nos marcan haciéndonos incluso perder el equilibrio, pero lo importante es que seguimos y ganamos otras en el camino, no mejores ni peores, distintas o parecidas aunque nunca iguales, no siempre lo entendemos, y nos preguntamos y ¿qué tengo?

Después quizá más tarde, a algunos les lleva tiempo darse cuenta y un día, nosotros mismos o alguien nos dice “mira a tu alrededor” y nuestros ojos se abren.

No hay una vida en la alegría y una “ no vida” en el dolor, sino que todo es vida, tanto en las camas de los hospitales como en las cunas de los recién nacidos, entonces es ahí cuando cabe el universo en esa mirada a vista de pájaro, ampliando el panorama y sorprendentemente no se nos olvida respirar, en el mundo nada es absoluto, todo es aparente.

La vida es una nana de ida y vuelta, una ladrona de encuentros, habrá que aprovechar los momentos ya que gastamos las horas.

Todo pasa para volver a empezar, las flores mueren pero el perfume siempre es el mismo siglo tras siglo, hay ocasos y largas noches pero también amaneceres y ellos son nuestros broches, nuestras esperanzas, nuestros placeres.

A veces damos la espalda a la realidad y nos negamos a esas pérdidas sin darnos cuenta que así no se vence ni se soluciona, solo dejamos que nos ataque por detrás, nuestro camino no es suave ni va a estar alumbrado por dulces auroras, nuestro camino, como dijo un pensador del que no recuerdo su nombre, está alumbrado por relámpagos.

Lo importante es que sepamos siempre lo que llevamos dentro, alma sobre cuerpo, bien sobre mal, justo sobre injusto, generosidad hasta con nosotros mismos.

Si las cosas no existen y los seres no viven realmente sino que juegan a vivir, sabemos que perder esas cosas pequeñas y grandes forma parte del determinado manejo de nuestro paso por los caminos que nos esperan, es mejor que agarremos las que nos encontramos, también son importantes y válidas aunque sea relativamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.