A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 22 de enero de 2008

Si no me Despierto

Me tiendo en la sábana de mi alma

apoyo la cabeza en la almohada

de mis inquietudes,

y mi cuerpo se llena de sal

entrando de lleno en mis heridas

como dagas de neuronas que se escapan,

todo lo que siento

me inunda con cansado sueño,

y todas mis palabras gritan

sin mover mis labios,

en este silencio amargo,

un poco más arriba,

o quizá más abajo,

no puedo precisarlo

siento los latidos de mi corazón

en un precipicio de espanto,

mi garganta la siento cantando

o quizá es llorando,

tampoco puedo precisarlo,

mis labios descomunales

se abren y cierran gritando,

no sé se estoy despierta

o quizá esté soñando,

sigo sin precisarlo,

los espacios tiempo

se desvanecen devorados,

y yo mientras,

dominando la parte más pura

de todo lo sensible

queriendo hundir la sinrazón,

desmembrada como una granada abierta,

renegando de tus besos,

para que la nada se apodere de mi…

atentando contra el pulso de mi alma

perdóname, si con el sol en la cara y la luna en la espalda,

no me despierto.

2 comentarios:

  1. Eso es absolutamente imperdonable.

    ResponderEliminar
  2. No importa, yo tampoco quiero despertarme, cuando sueño que soy el protagonista de todos tus versos.

    Un abrazo de oso amoroso.

    ResponderEliminar

Huellas.