A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 10 de febrero de 2008

Cuando todo.

Viniste, vienes

y vas,

cuando todo se acabe

también tu vendrás,

y sentiré el acero de tu garganta,

el miedo se hace grande

apoderándose de mis manos

y mis manos de tu alma

y tu alma de la mía,

y mis manos rugirán ser garras.

La duda se detiene en la desesperación,

mi boca te llama y mis hambrientos colmillos

no soportan tu mirada,

¿quieres que te arranque la vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.