A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 10 de febrero de 2008

Palabras a un Tiempo.


Todos hemos conocido el dolor al tiempo que se nos escapaban mariposas del cuerpo.

Todos convertimos el aire en un arco iris sabiendo que colores y dolores caminan juntos, también todos nos preparamos para la ausencia, las ausencias se visten de nostalgias y silencios y no siempre son capaces de inmunizar el sentimiento.

Bueno pues también en cierto modo todos hemos tenido la tormenta arriba y en los pies los gladiolos creciendo. Todos tenemos alguna vez una guerra.

Pero tenemos infinitas palabras que flotan en el embrujo para no naufragar en los mares del silencio y todos lloraremos no solo por lo que se llora, sino porque llorar es parte del ojo y aún comidos por pirañas haremos muecas y soplidos a quienes se balancean asombrados llenos de dudas y de miedos.

Entonces seriamos más libres aunque ese mar nos erosione dentro y sus pirañas nos corten los dedos en todos los vientos de los tiempos. Si nadie está inmune y todos estamos expuestos pues con nuestras posibles y mejores armas nos encontraran dispuestos en la tarea de sobrevivir mientras se pueda, al menos en el interior de cada uno que es nuestro puesto, allí a oscuras y a solas sabremos por lo que luchamos y lo que queremos, donde llegamos y donde no podemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.