A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 29 de marzo de 2008

Paisaje.

Me acerco a ti:

¡Qué frías tienes las manos!

Sentados uno frente al otro,

Aparté las mías de inmediato,

Sentí mucho frío,

Como el mismo vacío ocupándolo todo.

Quise gritar para romper el silencio

Pero me quedé pegada al paisaje

Que se ve si se nos mira

Desde fuera,

Ese paisaje que se hunde

Milímetro a milímetro

Como una Venecia triste

Meciendo el agua a pinceladas,

Parece que quiera dibujarnos la vida

Pero no le sale…

Al mismo tiempo que nuestras ilusiones

Hacen agua en nuestro viaje

A ninguna parte.

No me gustan las manos frías…

Me reconoces en la mirada de tu asombro

Y tú me dices: te delata el silencio

Sé que no me quieres,

Soy el destierro de tu pasado,

Tu soledad antigua,

La luz que ciega tu mirada,

La subasta del fracaso,

Me veo en las caricias que te faltan,

Y me está doliendo ser,

Seguramente nada.

Sé que es incuestionable,

Pero sabes que por ti…

Ofrecería hasta mi último aliento,

Impronunciable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.