A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

sábado, 15 de marzo de 2008

Todo y Nada

Venimos sin traer nada, ni siquiera la voluntad de haber elegido venir y nos vamos de igual manera, sin nada y sin elegir la marcha.

No es nada nuestro, somos inquilinos que cruzan deprisa el cauce de la esperanza, dueños de nada, ni un solo momento de la gracia, con las manos vacías cruzando auroras y atardeceres, bien pareciera que no se encuentra aquí nuestra casa.

Quien sabe donde lo tuyo, lo mío, lo nuestro aguarda., no somos dueños de lo que nos acompaña, lunas, mares, astros fuego, aguas…

¿Tendremos eso en ese lugar al que nos mandan para poder rescatarlas?

¿Quién nos engaña?

Todo es prestado, temporal hasta lo que nos regalan, la ilusión de levantarnos cada mañana, la inacabable respuesta, el sí y el no de las madrugadas de todos esos días que nos libramos de las amarras, de la luz y la oscuridad del alma, de nadie la boqueada azul del cielo y el agua, las miradas tranquilas del árbol donde tatuamos el primer nombre del amor, el silencio y la boca desmesurada de las palabras, no es nada nuestro y sin embargo, todo nos ata, cuando lloramos por pérdidas y por faltas y aún así recibimos el sol cada mañana como si la luz fuera tan nuestra cuando nos acompaña en las entrañas.

Decimos mío, tuyo, nuestro… las hojas crecen bajo nuestra mirada, y sabemos que no estaremos para contarlas, la vida se hace promesa para cortarlas.

Canta el alma en las brisas de las eras, nosotros hoy, mañana serán otros los que lo hagan, otros que vengan y digan, mi mundo, mi cielo, mi tierra, mi casa… las mismas cosas, los mismos miedos, las misma esperanzas y grabadas en el tiempo las mismas palabras, ¡qué de secretos, cuantas cosas desperdigadas¡ ¿o están ordenadas como si de un ciclo se tratara?

Todo lo que se rompe y se pierde, y esa esperanza que vino para guardarla y que pensamos que siempre nos acompaña, y que me olvidé de su sitio y de su nombre ya para no volver a buscarla.

Nos llenamos de sombras espesas y de huecos enormes con ecos y huellas que dejaron los vivos y los muertos, los poemas perdidos, lo que apenas dijimos en una vida echada de bruces en la nada, como un beso perdido que visto del revés, sea una lágrima. Nos lo dan todo y nos dieron nada.

2 comentarios:

  1. hi!!
    muy contento de haber hallado tu página y más aún de haber leído este post, tal vez tengas razón venimos sin nada y creo que nada nos llevamos, pero acaso no existe el "eterno retorno" que tanto hablaba Nietzsche y que la vida así como un ciclo se repite y se repetirá una y mil veces?
    que tanto se puede hacer fundamental en nuestra existencia si la vida se terminara convencionalmente como viene ocurriendo?

    tal vez nada o con lo que llegamos al final que al fin y al cabo es vacío también o justamente esas ilusiones pérdidas y esa nostalgia?

    y en verdad eso también sería nada?

    yo no lo sé.

    un grato gusto por encontrarte y por lo bien que escribes.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola NIKE, gracias por tus palabras hermosas a mi blog, eso me anima.
    Me gusta muchisimo el planteamiento que me ha dado en su comentario ¡Genial!
    Es usted quien escribe muy bien, he pasado por su blog, volveré y allí le comentaré.
    Pues si el ciclo se repite constantemente, es un ciclo y un rito impuesto, y si venimos con menos que nos vamos quizá, porque quizá tambien nos llevamos esas ilusiones perdidas y esa nostálgia y en verdad no, nunca sería nada, pero eso del eterno retorno tendría muchos matices aunque ya en mi escrito lo hago notar al decir:
    nosotros hoy, mañana serán otros los que lo hagan, otros que vengan y digan, mi mundo, mi cielo, mi tierra, mi casa… las mismas cosas, los mismos miedos, las misma esperanzas y grabadas en el tiempo las mismas palabras, ¡qué de secretos, cuantas cosas desperdigadas¡ ¿o están ordenadas como si de un ciclo se tratara?
    el eterno retorno con otros.
    Yo tampoco lo sé, pero nunca dejaré de hacer lo que esté en mi mano mientras pueda, por si acaso,de poder saberlo.

    ResponderEliminar

Huellas.