A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 5 de abril de 2008

Conciencia.

Yo estaba llena de amor para llenarte,
Rota por tu ausencia,
y ¿de qué me acusaste?

Llegaste trotando,

Con tus alrededores llenos de tormentas

Con tus dudas violentas

Preñando mi alma de termitas
que traías anidadas en los pliegues

que la anidan…

y yo solo pude ofrecerte un adiós sin alas

de tan dolorida,

ahora que ya mueres en el aire

de tu conciencia,

si me encuentras perdida,

rota, partida,

no me recojas, ni siquiera como acción

solidaria… mejor me olvidas.

1 comentario:

Huellas.