A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 29 de abril de 2008

Dime.


Dime

¿Por qué me robaste el alma

y te bebiste de golpe

el verde de mi esperanza

para la sed de tu agua?

Déjame beber de tus labios

la explicación de la causa.

La noche trae en su velo

olor a luna encendida,

y las estrellas celosas

parpadean cuando nos miran…

la noche suspira toda

esa inquietud que la llena,

por todo el aire se escucha

los suspiros que la elevan,

desde mis labios al cielo,

reclamándola…

¡Qué difícil veredicto

ante el robo se presenta¡

tendrás que pagar tu falta

cuando ya la tarde caiga,

llevando la noche a cuesta

tuya será la nostalgia,

cuando las estrellas pasan.

1 comentario:

Huellas.