A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 9 de abril de 2008

LLueve...en mí.

Lleva dos días enteros con sus respectivas noches lloviendo, la lluvia me ha despertado desdibujando mi mundo mágico, una avalancha de olas sacude el cristal de mi ventana acercándose como un mar que ahoga mis sueños, mientras el aire pone más música al esperpéntico tintineo de los cristales. Es una tormenta de primavera.

El rincón pequeño que ocupo en mi cama tan grande, cruje y se resquebraja con el peso de tu recuerdo. Tengo Sed, una sed alargada de ciprés triste que crece hacia dentro aprisionándome hasta agotarme, creyendo que eres raíz y llama en mi cuerpo.

Sigue lloviendo fuera de mi guarida cada gota me taladra inundándome, mañana habrá que recogerme del suelo como charco, naufragando como un barco que intenta cruzar el mar del olvido, porque no quiero estar aquí esperándote, ni quiero cambiar ya el paisaje de tus días, ni ser la mitad complementaria que forme tu soledad y deshacerla, ni quiero prestarte mi hombro, para que recuestes tus tristezas, no, ya no, ya quiero vestirme de silencio, ni quiero que me cuentes tus sueños, no, voy a dejarte en la orilla del mar inmenso de mis ojos, aunque en ellos naufraguen lagrimas de amor que al mojarte arropen de caricias tus carencias, ya no estaré yo, me ocultaré detrás de mi sonrisa para no delatarme, para que en realidad no veas lo que se esconde detrás de mi ventana.

La lluvia hiere la noche que se derrama segundo a segundo calmando mi ansia, tu recuerdo envenena este corazón mío y se le hace grande la tristeza, se le amontona el dolor y las preguntas, ¿me has querido algún instante?

La respuesta me sabe amarga como los besos de la boca del engaño…

Ese beso se deshace en mis labios y viene a delatarte, porque sabes que eres la sal de ese mar que me ahoga, la luna inconstante que agita las noches de mis deseos más callados, se está ya ocultando, y yo con ella cruzaré el alba de norte a sur, recordándote…

Aunque mañana sepa que irremediablemente nos perdamos en la piel de otra caricia…

3 comentarios:

  1. hola Carolina!!

    Como siempre, mucho talento, muchisimo diría yo, que envidia.

    A veces existen hechos y palabras que nos devuelven a la realidad muchas veces olvidada, soñada, "vivida" en sueños y castillos, la mayoría del tiempo añoradas, pero viene la realidad con una personalidad implacable y nos avienta agua despertandonos abruptamente de esa ilusión del amor perfecto o de un tiempo mejor, ¿en donde nos encontramos en ese trance preanéstesico que nos hace traspasar umbrales y regiones ignotas? como vos dices como un naufrago en un mar del olvido, intentando buscar tal vez unas palabras de amor y una atención ya olvidada, es en ese trascurso que reflexionamos y nos cansamos del viaje, ya no queremos estar allí, nos queremos largar aunque eso nos duela en el alma, pero entre tanto siempre llegamos a la isla y nos perdemos en palabras de cliché y de esperanzas vanas, nos extraviamos en la piel de unas caricias, pero tal vez sea amiga mia que nos perdamos en la piel de otroras caricias.

    y así como siempre..... el sueño continúa....

    un abrazo y un placer de leer tu poema.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Bueno que lindo....
    me comentan con mis poemas, eso es que llegan,,,
    gracias anónimo...

    ResponderEliminar

Huellas.