A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 23 de abril de 2008

Para todos los Locos y Poetas...

Tú que eres loco y poeta, que te toca y te gusta el tiempo de despejar incertidumbres y pintarlas de amarillo: de amarillo luna-noche, o de amarillo-excéntrico. Sabes bien noble poeta que solo los locos son capaces de ser cuerdos en este tránsito imperfecto que hemos llamado mundo, o vivir con emociones contrastadas. Porque vivir hemos ido viviendo desde tiempo. Suponiendo que ese tiempo, de infortunios postergados salpicados de risas mañaneras y cumplidos, ese tiempo en que los días van amontonándose sin más pasión que sentirte compungido, sin más aventuras que esperar que la noche, sea algo más que horas que hemos ido arrebatando al tiempo y a la pena...sin poder soltar tus palabras que te bullen sinceras, pero también para evitar eso, además de loco, eres poeta…

Aún queda el mar, el cielo, la tierra con su hierba, verde de esperanza, el viento, repetido hasta el agotamiento. Y aquellas nieves que cayeron. Y aquellas flores que brotaron en tierras inmaduras. Y el altruismo de sentirte necesario. Y las palabras que siempre fueron de papel y pergamino. Aún quedan promesas y sueños. Aún no has gastado tus alforjas de viejas esperanzas loco poeta, sigue escribiendo y arañando los bolsillos de quienes se sientan aludidos y sigue escribiendo para que el amor se refleje en tus escritos y la protesta y el clamor de la injusticia toque alguna que otra conciencia, sigue poeta…

Calla, calla... Ahora estás despuntando rosas y la sangre te anda acariciando primaveras. Ahora te suben sensaciones de alambique y libertades provocantes que sólo te complican los afectos. ¿Por qué es tan difícil parafrasear la vida? ¿Por qué, cuando te inundan, aún así no son capaces de ahogarte? Mis misterios sólo son silencios disfrazados de domingo. Mis gritos, silencios vestidos de denuncias. Mis denuncias, patadas a la luna... Acaso hasta mis escritos sean tan sólo estremecimientos, himnos al tiempo y a la espera... utopías cuanto menos, pero… ¿que importa? No decaigas, algo fuera de ti, te ha elegido para poner palabras en tus manos de otras bocas…

¿De qué te quejas? ¿Cómo osas provocar agravios a tu espejo vagabundo? Mira que se te van amontonando logros, y la luna es envidiosa de prejuicios. Mira que el aire va cargado de presagios y de voces. Mira que desnudarte en palabras mientras gritas sangrando por la pluma es sólo un mecanismo para sufridos o quizás ingenuos. ¿Cómo te atreves a levantar pasiones o a invocar misterios y denuncias? uff…

El oficio de despuntar rosas con síncopes de letras, puede ser tan original y provocativo como cualquier otro. Tendré que asumir también que los otoños pueden ser pluscuamperfectos, que en los inviernos el frío es solidario y cabecea chimeneas de cálidos augurios. Que el verano no es sólo sinónimo de playas. Tendré que aprender a hacer estrellitas con las espinas, y perfumes con las hojas y los pétalos, tendré que dibujar mis letras llenas de imágenes bellas e inclusos feas… y convertirme además de loco poeta, en fantasma…

Al final, despuntar rosas con la pluma es tan buen oficio como fertilizar silencios... los fantasmas no hablan, pero siempre fueron misteriosos mensajeros de otros mundos y otros conceptos. Por si acaso ya que derramé el tintero, sigo… escribiendo.

2 comentarios:

  1. Bellísima prosa poetica...eres muy buena...de verdad....azpeitia

    ResponderEliminar
  2. gracias Azpeitia, de verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.