A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 18 de abril de 2008

No pensé...

Algún día despertarás

sembrado de ternura

en los surcos de tu cuerpo,

buscándome en un amanecer

sin esperas, sin fronteras,

sin olas ni mareas…

Yo no quise soñar _ créeme_

Y soñé…

Entiendo que tú,

sueñes también.

No pensé llenar con mi ternura

tu vida,

ni me imaginé que llegaras

a apagar tu sed,

en la fuente fresca de mi risa, _ no pensé_

ni que caminaras de la mano

con mi ausencia, _ créeme_

Tampoco quise volar

ni desatar la trenza de mi pelo

hasta llegar al lindero lejano

de tu cielo,

ni marcar con mis besos

la abandonada línea de tu boca,

ni me empeñé en ser,

el aire que te roza _ no pensé_

solo fue un accidente _ créeme­_

Ni quise confundir tus horas

con mis horas,

para unir el tiempo exacto

de los atardeceres,

hundiendo mi mano

en su rojo lecho de muerte,

no pensé acariciar tu pensamiento,

ni ser la esencia viva

que despierta tu cuerpo,

llama, fuego adentro…

No pensé_ créeme_

Pero te siento morada

Que habita mi cuerpo,

Y en tus brazos desaparezco,

Porque soy viento,

Y en ti… Me quedo.

2 comentarios:

  1. Qué bonita poesía, profunda, lenta, íntima. Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rosa María, eres muy amable.
    me dirijo a tu blog a visitarte.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar

Huellas.