A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 16 de abril de 2008

Soñemos...

Un muro nos separa, las mentiras que dijimos por verdad, que ni tú sentías ni yo pensaba.

Una cárcel nos encierra separando sueños y palabras, se nos quedó ciego el deseo y la mirada.

Frontera que aísla tus manos de mis caderas.

Cuchilladas de palabras abriendo surcos en la sangre, para aguarla…

Muro que se alza,

Cárcel que nos separa,

Ceguera que nos mutila,

Cuchillo cortante,

Duda que se abre…

La sin razón, surtió de reproches las bocas hambrientas de palabras ingratas que la alimentan, como hoces que siegan la piel de las caricias, mientras se hiela el deseo aprendiendo a ser escarcha.

Y dentro, a solas, un fuego lento nos reduce a cenizas el miedo a perdernos, resistiendo, abriendo la cerrazón y manteniendo la espera, por si intentando llegar, rompemos el silencio desahuciado e inundarnos la vida con la vida…

A sabiendas que “sabemos” que ya el arco iris está pálido y no desnuda la lluvia de colores nuestros dedos.

Hoy mis labios saben a sal _porque he llorado_

Y el mar no los ha besado.

La vida es un suceso que mezcla los hechos con los recuerdos, las sonrisas con las lágrimas, las estaciones, que aunque se van, luego vienen pero nunca son iguales, nunca nada se va del todo, es un ir y venir de lo que somos, viviendo el presente, sintiendo el pasado, el futuro anhelando…

Todo es natural, merece la pena soñar en las noches mientras esperas que el día , amanezca lleno de esperanza.

Anoche mis labios volvieron a saber a sal, fue tu voz como un mar derramado, bajando desde mis cuencas marinas hasta la pradera de mi mejilla, quisiera que ese mar fuera el espejo de todas mis sonrisas y de todos mis sueños _ solo es un anhelo _ por la sal de mis labios, por el mar de tu voz derramado en los sueños, Soñemos…

Cada paso de libertad, dirá la verdad.

1 comentario:

  1. hi carolina!
    Tienes razón acerca de la vida, muchas cosas y sentimientos acontecen en ella,también coexiste la Mentira tantas veces minada por doquier de alguna u otra parte,es justo allí cuando a veces proferimos y balbuceamos el mal a una persona o institución, cuando nos duele el engaño y la verdad se hace utópica e invalorable; Hacemos daño estando en ese trance, luego no sé que pasa, desistimos como quien se arrepiente de hacer un asesinato y cambiamos nuestras demandas por esperanzas, esas que siempre nos acompañan, esas que queremos sean como un "reflejo de los oceanos".

    un placer leerte cuidate mucho.

    P.D. no sé si has leído mi blog, pero en la parte final te he dejado una tarea.

    ResponderEliminar

Huellas.