A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 14 de abril de 2008

S/T

A veces en el mar de tus palabras,

Se queda mi tristeza prisionera,

Y la dulce caricia que guardaba

Promesa de tus manos…

Se duerme entre mi clara cabellera

Y en el beso dormido de tus labios.

3 comentarios:

  1. Nada como el recuerdo de un beso de carmín en el alma...

    Por cierto, hace mucho que no leía a Albert Camus, tus palabras me lo recordaron y tomé un libro de él, gracias.

    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. Oh gracias Julio, un honor que me compares con él, pero ojalá fuera así, nada que ver, de todas maneras gracias.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido muy fuerte y agradable tu comparación Julio, pues Albert Camus tenía Una forma predominante de misticismo y de la filosofía platonística en la civilización occidental es el existencialismo y sus muchas variedades, tales como el gestaltismo, la meditación trascendental y el Budismo "Zen".
    Su madre, era de origen español; y, tal vez, ella tuvo mucho que ver en el desarrollo y personalidad de este niño que más tarde sería conocido en todo el mundo como uno de los grandes escritores y novelistas de la literatura francesa.

    Camus fue un genio de las ideas y el existencialismo. Sus obras muestran y palman el sentir de un hombre y un pueblo. El "comprometerse" a la vida, como el caso de "El Extranjero". Esa absurda, vacía y llena de desgracia. Una vida que carece de sentido, fría y superficial en que los días se pasa sin que haya una razón de ser.
    Escritor rebelde y comprometido, filósofo profundo que trataba de hallar su verdad. Un hombre para quien el suicidio no valía la pena, que pensaba que aunque la vida no tuviera sentido habría que vivirla. No un fatalista, sino más bien un hombre siempre entregado a la reflexión y pensamiento. Tal fue Camus, pus me has dejado muy impactada.
    Gracias de veras.

    Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar

Huellas.