A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

sábado, 24 de mayo de 2008

Ahora que te vas.

Ahora que te vas.

Ahora que ya ni pienso en tomar aviones

ni en temer si te voy o no a gustar, ahora que te vas…

todos los rosales están floridos

los de la flor blanca se deshojan con el viento,

los de la flor roja sueltan sangre

y lloran los que parecen coral marino

derramando su sal.

Se cierra un universo pequeño

que aprendí a crear con los sueños,

pensamientos superpuestos

tienden la mano en el viento

parando sucesos y tiempos.

Siempre me costó mucho enterrar las cosas,

me produce punzadas en mi corazón

como si se rompiera,

los fragmentos de sentimientos en imágenes

me avanzan las emociones,

todo duele y estremece.

La tarde dobla la esquina

se viste de sueños

al encontrar a la noche

vestida de soledad,

ahora que ya no me abrazas,

y no me mato si te vas…

llévatelo todo,

no me dejes lleno el espacio

para cuando no estés,

pero no te lleves la bitácora de mi alma,

esa déjala donde está…

ahora que te vas,

será la tuya y no mi voluntad

la que me valga, si te vas,

ido estarás,

siempre la libertad nace al alba.

Andarás, andarás, andarás, altivo y triste,

ciego y pálido…

Mañana , te encontrarás con tu verdad.

El dolor tiene sabor a sal,

nos alimenta su derrame fluvial,

quizá nos lo bebamos ambos,

desde las cuencas cerradas de los párpados

hasta la comisura de los labios,

y pasará a nuestra sangre,

donde la pena acoge su estallido.

Se ciega la marea ahora que no estás,

intento seguirte y tus huellas

se borran con mis lágrimas,

no oyes el silencio?

ya no hay vuelta atrás…

Huye de mi, intermitente la lucha,

llámame aire,

al trasluz de tus párpados y tinieblas

sobre sombras de quimera y deseos de alquimia,

nómbrame para bien en tus días grises

en el acuciante palpitar de tu corazón,

cuando te sientas alguna vez llorar

sobre la estampa del amor.

Como dijo Emily Dickison…

por causas más pequeñas,

hombres y mujeres morimos.

A veces el amor cobra la turgencia

de un pecho

O de una mejilla,

También a veces, la vida

Toma grata apariencia de un amor nuevo.

Ahora que te vas…

voy a anidar entre los pliegues de mis manos,

este adiós sin alas,

para no morir en el aire,

y evitar ser una desheredada de caricias,

en este destierro total de mi mano con tu mano

yo creí que era amor… qué fracaso…

gotas de sangre, riegan los geranios de mi patio,

llegan tarde, me están creciendo las alas, ¿Cómo a los ángeles?

Con esencia de trementina, voy cruzando ya el aire…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.