A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 9 de mayo de 2008

Cosas Imposibles.


Resuena el silencio en esta luenga oscuridad, triste silencio de esta ausencia que golpea mis ideas desvanecidas, en un aire disfrazado de dolor intenso y mendigo que me impera tu pensamiento.

Mi memoria se ciega a otro recuerdo, dejando mi alma casi ahogada, inofensiva, únicamente el eco de mi lamento, la resonancia de mi llanto, mientras grita mi corazón y callan mis labios se hace oír.

La fría herida que habita en mi seno explora poder tenerte, amarte y borrar lo impuesto, para que unidos gocemos de la capacidad de entendernos, sin hablar, de amar, de traspasar en uno nuestras almas, pero creo que es el solo deseo de cosas imposibles.

Me abruma, me inquieta, me cubre de melancolía, al contemplar los golpes trémulos del tiempo. Ingenua detengo el paso del abismo y me sumerjo en él. Silenciosa, busco la esencia y vencida, desfallezco ante una alucinación que atemorizó mis ideas.

Solo tú calmarás el sabor agridulce de una noche solitaria, solo tú posees la capacidad de preludiar un sino común. En este universo pleno de preguntas, de trampas, única responde tu presencia con incertidumbre helada.

Ayuda tú con esa dulzura que necesito impregnada en mis faldas, temo que la noche siga siendo muy larga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.