A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 8 de mayo de 2008

Tu Palabra.


La luna, la noche, el junco,

la estrella reventada

anclaron su mano de ébano puro

sobre la corteza de tu palabra

desgajada…

tus labios reventaron firmamentos

en la nuca parda del crepúsculo,

derramando sentimientos,

en la noche la luna octava

dormitaba sobre el mundo

y un rosario de luces fecundadas

de vía láctea,

derramó el vapor azul

del sudor de tu alma

salpicando mis entrañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.