A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 15 de junio de 2008

Contigo


De nuevo he entrado en

Negro asfalto

y mi vista esta tarde alzada al viento

Se ha nublado

Con un velo polvoriento.

De nuevo se llena mi cielo

De nubes grises

Que me arrancan de aquello

Que soñé quizás de aquello

Que quise.

Nostálgicos recuerdos se apoderan

De mi imaginación y tu olor,

Impregna el mismo aire

Que respira mi corazón.

Pero que decirte

Aquí estoy…resignada y convencida

Como fijada en un marco

Y sin esa brisa…

Que impulsaba mi barco

Aquí me quedaré, hasta que un día

Se me pase…

Dejando que el tiempo, mi corazón empape

Con esa lluvia de huida, de escape…

Dejándome llover

Hasta que ese día vengas y

Me rescates…

Mi corazón anoche se deshizo

Como se deshacen las gotas de rocío

Sobre el manto de la noche, sombrío…

Y la paz quieta de la tristeza inundó mi alma.

Mi mundo se ha inmovilizado con tu ausencia

Mi sentimiento adormilado…precisa que

Un relámpago de luz hiera su torpeza.

Rompiste a deshora…mis cadenas

Como sucede con la niebla que

La mañana borra…y me heriste

Pero fue en ese instante…

Cuándo escuché lo que nunca me dijiste…

Y no, no fue desvarío, sentí que el caudal

De tu amor hubiera sido mío…

pero se secará, la distancia es nuestro río.

Me tienes atada a mi libertad.


3 comentarios:

  1. Atada a tu libertad...
    sumida en tu dolor
    sin teclas que interpreten
    tus soledades sin noches.

    Te dejas llover
    en la esquina
    de lo que nunca
    quisiste oir.

    El agua llamando
    a los cristales
    de tu alma.

    A Carolina que es todo sentimiento volcado en palabras que hacen bello lo que nombran...impromptu para Carolina....azpeitia

    ResponderEliminar
  2. Asi es Azpeitia.
    Carolina es todo sentimiento, y puedo asegurarte que la conozco bien, es todo amor y tiene precioso el interior, aunque a mi me gusta todo de ella.
    C. Caro, te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  3. si que lo es, el sentimiento la come, se hace eterea y a veces se piensa de ella que se queda sin cuerpo cualquier día de estos y solo se oiga el toc toc de su corazón.
    Me ha gustado mucho este poema carol, ojalá y el caudal de ese amor,hubiera sido mío.
    Besos de chocolate para la chica dulce.

    ResponderEliminar

Huellas.