A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 26 de agosto de 2008

Destaparse

¡Vamos a mirarnos las manos¡

Vamos a destaparnos, a personalizarnos, a dejar de ser pasajeros anónimos y subterráneos…

¿Quién no desnudó la verdad sin antes negarla?

¿Quién no ha gritado y luego roto, ha guardado silencio?

¿Quién no sintió impotencia, rabia, dolor, asco, indiferencia, costumbre, desprecio y tragarlo?

¿Quién no sintió amor o desamor en su costado?

¿Quién no se ha reído de sí mismo y con su propia historia ha hecho teatro?

¿Y quién alguna vez no pudo sentir en sus carnes o ver el rostro de los estados que en silencio torturan y en silencio siguen creciendo como ramas que te atrapan con falsos ideales y falsos redentores y tiranos que te obligan a encender la llama de tu rabia? Uff lo solté y no respiraba…

¿Quién no carga con la pesada nostalgia?

Ni siquiera el que cierra los ojos y pasa…

Y aún así la vida suena en las gargantas, dueña de las aves, del aire, de los mares, y de la tierra y sus bosques, del hombre… que fue el último en llegar y sin buscarse entre los otros se perdió el primero… por hacerse fuerte, por reconocerse, y después lanzarse, y avanza, y levanta y salta y late y canta y llora y crea y lucha y mira y casi no ve…

Y antes tuvo que aprender a levantarse y es joven y viejo y muere…

Y el misterio de quien lo puso tapa aún su frente, y se cancela el tiempo antes de que se entere… si fue, si es, si será después.

Su mano que escarba ya no se mueve, todo es caduco, nada es perenne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.