A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 27 de agosto de 2008

S/T

Un día dejé de volar mi fantasía
como un viento fugaz sobre las nubes,
y abandoné el deseo de tenerte,
¡porque nunca te tuve!
y mi corazón dejó de reclamarte
en cada madrugada,
ya no sé si el sol brilla,
allí al otro lado de la orilla,
esa que nace en la bajamar
y marcaron de sales mis pupilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.